Masterclass del Fin del Mundo (2da parte)

SOBREVIVIENDO EN EL PURGATORIO

Caía una fuerte tormenta, en Macapá el 3 de noviembre de 2020, cuando, entre trueno y trueno, las luces se apagaron y los celulares quedaron sin servicio. La subestación que transmite energía a todo el Amapá, que operaba desde hace un año con parte de sus estructuras dañadas, se había derrumbado. Era el comienzo del apagón más largo de la historia del país, que duraría tres semanas. La falta de electricidad interrumpió el suministro de agua en gran parte de la ciudad, lo que obligó a muchos a lavar los platos y la ropa en los ríos; la inestabilidad en las redes de telecomunicaciones dejó a los habitantes incomunicables; en los bancos era imposible retirar dinero; colas se formaron en gasolineras; y los estantes pronto quedaron vacíos en los mercados. Mientras tanto, las muertes por covid crecían exponencialmente. Después de cuatro días en la oscuridad, se restableció la conexión con un sistema de racionamiento absolutamente irregular y desigual entre los condominios de élite y la periferia. La oscilación provocó sobrecargas: los electrodomésticos se estropearon, las farolas explotaron y casas se incendiaron.

Mientras la crisis continuaba y la desesperación se generalizaba, aparecieron “barricadas, manifestaciones por toda la ciudad, muchas calles con neumáticos quemados”[1]. Además de mitigar la penumbra de la noche, salir a la avenida y encender una hoguera con escombros se convirtió en el último recurso de las multitudes para presionar a las autoridades mientras esperaban que la normalización del suministro eléctrico o el repare de un transformador dañado. La Policía Militar, que seguía de cerca el movimiento, reprimiendo y persiguiendo a los vecinos, registraba más de 120 protestas en todo Amapá cuando, de repente, la pandemia volvió a ser motivo de preocupación. “Con el fin de reducir los riesgos de transmisión del nuevo Coronavirus”, el gobierno estatal decretó toque de queda nocturno y vetó “cualquier tipo de actividad política de las personas en calles, plazas, (…) al aire libre, (…) tales como mítines, marchas, caravanas, banderazos, etc.”[2]  La sobreposición amapaense de colapsos completa la distopía brasileña, en la cual el Estado, al mismo tiempo, sabotea medidas de aislamiento social en nombre de la disciplina del trabajo, pero desencadena un confinamiento para contener el levantamiento popular.

“Lo que se hizo en Amapá, el tema de la electricidad, no tiene nada que ver con el gobierno federal”, diría el presidente en los días siguientes. Que el gobierno se eximiría de cualquier responsabilidad por el apagón — negligencia, al fin y al cabo, de un concesionario privado – quedó claro desde el principio: con el anuncio de que no se indemnizaría ningún daño a los bienes personales, la propia población empezó a organizar crowdfunding para ayudar en la reconstrucción de los hogares de aquellos que lo perdieron todo. En torno al hashtag #SOSAmapá, se difundieron iniciativas para donar víveres a los barrios más pobres durante el desabastecimiento.[3]

La autoorganización para sobrevivir en el infierno transitaba así en una zona ambigua entre la solidaridad y la transferencia de los daños causados ​​por el desastre a la población. Unos meses después, cuando colapsó el sistema de salud en Amazonas, la conmoción en internet levantó donaciones en todo el país. Tratando de sortear el hacinamiento y la falta de insumos en las UCIs, las familias improvisaron camas de tratamiento en casa para atender a los familiares enfermos. Redes de amigos y voluntarios se movilizaron para obtener cilindros de oxígeno directamente de las industrias de la Zona Franca de Manaos, que fueron redistribuidos a los pacientes domiciliarios de toda la ciudad. Si el conteo diario de muertos por la pandemia en los informativos televisivos muestra la disponibilidad a la que está condenada gran parte de la población, esta misma pesadilla se muestra productiva al conformar los vivos a un régimen de total disponibilidad para cualquier trabajo: “nos estamos convirtiendo en médicos. Es lo que nos compete”, dijo a un diario una joven que acababa de aprender a administrar oxígeno en casa a familiares sin vacantes hospitalarias.[4] Choque tras choque, la catástrofe permanente en la que estamos suspendidos desde hace dos años potencia y normaliza los viejos expedientes – informales, improvisados, inseguros, ilegales – de supervivencia en la guerra cotidiana. Pero este exceso de trabajo informe, una vez descubierto por los sociólogos brasileños como el motor oculto de nuestra modernización capitalista, hace mucho tiempo que no alienta ninguna esperanza de desarrollo: en medio del colapso, solo restablece constantemente el horizonte negativo del confinamiento a una espera desesperada, extenuante, sin fin.

Al mismo tiempo que radicaliza el “modo de vida periférico de ‘sálvense quien pueda’”[5], la “deconstrucción” como forma de gobierno[6] prepara el terreno para los movimientos del capital que han ido densificando las mallas de control y dando “escala a esta zona nebulosa”[7] de la informalidad. Desde este punto de vista, el ingreso básico de emergencia dista mucho de la propuesta de una “renta sin contrapartida”, tan celebrada por los analistas económicos.[8] El experimento de transferencia de dinero posibilitado a lo largo de 2020 está íntimamente ligado a otra transferencia: la de costos y riesgos del Estado y las empresas hacia una población debidamente registrada y remunerada en dosis limitadas.[9] Cuando la actuación de las autoridades en la pandemia se reduce a “una mayor o menor clemencia o (pequeño) reforzamiento de una cuarentena organizada por cuenta propia por los trabajadores”[10] es porque el manejo de la emergencia sanitaria fue externalizado a la multitud. Esa “autogestión subordinada”[11] característica del trabajo por aplicaciones muestra aquí una tendencia a la supervivencia, en general, en la catástrofe. Desde las mascarillas de tela caseras que se venden en la calle – una fuente de ingresos para quienes siempre inventan la forma de ir tirando – hasta las barreras sanitarias en las que los residentes voluntarios se turnan en las entradas de pequeños municipios y zonas turísticas[12], la cuarentena solo podía existir en la base de la solución parche[13], en una suma de esfuerzos descoordinados (y, no pocas veces, conflictivos entre sí) que resultó, al final, en un gigantesco trabajo sucio[14]. Mientras se enterraba a los muertos, todos colaborábamos – aislados o apurados –para mantener en marcha la máquina urbana.[15]

En los últimos meses de 2020, el ingreso básico de emergencia se fue interrumpiendo paulatinamente – con la exclusión progresiva de millones de beneficiarios y la reducción del valor de las últimas cuotas –, hasta expirar la vigencia del estado de calamidad pública y, con él, el “presupuesto de guerra” que posibilitó el mayor ensayo de transferencia directa de renta jamás realizado en Brasil.[16] Con el avance de la segunda ola de contaminación, a partir del cambio de año, los estados y municipios volverían a recurrir a medidas de restricción del comercio y los servicios para contener el virus – y los trabajadores informales, ahora sin el mismo apoyo económico, serían empujados a una condición límite. La situación es aún más alarmante en las regiones turísticas, donde el verano es la oportunidad de crear ahorros para el resto del año.[17]

Las numerosas manifestaciones anti-lockdown que tuvieron lugar a partir de diciembre de 2020 tenían una composición social diferente a las caravanas bolsonaristas del comienzo de la pandemia. Ante la determinación judicial que cerró playas, restringió el comercio y prohibió el turismo a pocos días de la víspera de Año Nuevo, la ciudad de Búzios fue tomada por protestas: cientos de personas rodearon el Foro de Justicia hasta que cayó la medida. En Angra dos Reis, los trabajadores bloquearon la carretera Rio-Santos y los comerciantes tomaron el edificio de la alcadía contra el endurecimiento de las restricciones.[18] En todo el país, los pequeños patrones se mezclaron en las calles con sus empleados, pero también con vendedores ambulantes, artistas, feriantes, conductores de mototaxi, músicos, motoristas de aplicaciones, etc. Este movimiento no dejó de expresar una reacción al fin del ingreso básico de emergencia, pero volvió a la órbita del bolsonarismo, al apuntar a las medidas sanitarias de los gobiernos locales. En Amazonas, donde el 52% de la fuerza laboral es informal, el decreto de confinamiento del 23 de diciembre prohibía expresamente la “venta de productos por vendedores ambulantes” y las “ferias y exposiciones artesanales”[19]. El decreto sería derrogado tres días después, luego de una manifestación que escapó del control de sus organizadores y desencadenó una noche de barricadas en Manaos.[20]

Y fue precisamente en las siguientes semanas que el mundo entero miró con consternación las notícias de las muertes por falta de oxígeno en los hospitales amazonenses, asolados por una nueva variante más contagiosa del virus. ¿Cómo sostener un reclamo cuya consecuencia evidente es la muerte de más personas? En palabras de un conductor de la aplicación que organizó las protestas, el movimiento “no está liderado por negacionistas, todos saben que la enfermedad existe y lamentablemente ha muerto mucha gente”, pero “necesitamos vivir juntos y desarrollar medios o estrategias que puedan garantizar la continuidad de todas las actividades económicas”.[21] En busca de la “estabilidad entre la economía y la salud”, las manifestaciones, convocadas en el punto álgido de la catástrofe hospitalaria, comenzaron también a reclamar la distribución de “kit covid gratis”. En un nuevo giro a la derecha, la lucha contra el confinamiento se ha volcado en la defensa del llamado “tratamiento precoz”, una referencia genérica a la prescripción de fármacos sin eficacia probada contra el nuevo coronavirus (y con posibles efectos secundarios nocivos para la salud), pero adoptados ampliamente durante la pandemia en el país.

Alentada por el presidente en sus lives, administrada en hospitales públicos e indicada por planes de salud y médicos privados, la “profilaxis” con medicamentos para la malaria, piojos y lombrices disponibles en los anaqueles de las farmacias aún era, a mediados de 2021, reconocida por casi la mitad de los médicos brasileños como útiles en la lucha contra el coronavirus.[22] La asombrosa capilaridad de esta cura milagrosa, vendida por oportunistas de todo tipo, a más de un año del inicio de la pandemia, era señal de que su atractivo resonaba en la línea del frente de los hospitales. Ahora bien, si los “métodos alternativos” nunca fueron eficientes para la recuperación de los enfermos, ciertamente lo fueron para brindar algún alivio a los pacientes desesperados y paliar la impotencia de los propios trabajadores de la salud, al borde del agotamiento ante esa enfermedad desconocida y mortal. De alternativas improvisadas en la crisis, tales procedimientos se popularizaron precisamente como “Protocolo de Colapso” – título de uno de los live en los que los médicos de Pará compartieron su dramática experiencia durante el primer semestre de 2020. Cuando “las redes hospitalarias de Belém colapsaron y las farmacias se quedaron sin medicamentos”,

los médicos tuvieron que improvisar para salvar la vida de los pacientes. En los lives abundan los reportes de casos, experiencias de planes de salud y clínicas públicas, que confirmarían que el tratamiento precoz salva vidas, y que sugieren que quienes no tuvieron acceso al tratamiento llevaron lo peor. (…) Al mismo tiempo, los casos que acaban muriendo son vistos como algo natural: al fin y al cabo, “ningún tratamiento es infalible”.[23]

En foros cerrados en Facebook y Telegram, los médicos compartieron los resultados de terapias experimentales y hechas en casa, como nebulizar pastillas de hidroxicloroquina en familiares enfermos; discutieron cómo protegerse legalmente al realizar este tipo de procedimiento clandestino; organizaron campañas para el reconocimiento de sus métodos; y, lo que es más importante, formaron una inmensa red de profesionales y pacientes. Más que una simple receta – y una caja gratis, para fidelización –, la prescripción de ivermectina muchas veces iba acompañada de una invitación a un grupo de WhatsApp.[24]

Y en un país donde la automedicación es una práctica generalizada[25], no es de extrañar que gran parte de la población no haya dudado en añadir un envase más al botiquín. También para los demás trabajadores atormentados todos los días por el miedo al contagio – rodeados por la muerte de conocidos, amigos y familiares y obligados a correr riesgos diarios en autobuses llenos[26], oficinas y comedores cerrados – el movimiento del “tratamiento precoz” constituyó una “comunidad” de cuidado y seguridad, una macabra red de apoyo mutuo, que les ofrecía algún soporte para mantener la cordura en medio del caos. En cuanto a los profesionales de la salud, la creencia en el “kit covid” funciona como un mecanismo de defensa subjetivo para “tolerar lo intolerable”: el sufrimiento del trabajo en el contexto de la nueva normalidad.[27] El dispositivo ayudó a aplacar la desesperación y soportar el medo en un contexto de profundización dramática de la experiencia negativa del trabajo, del cual no es posible desertar. En este sentido, el uso generalizado de fármacos sin eficacia demostrada parece haber tenido menos que ver con un rechazo ideológico a las medidas conocidas para combatir la pandemia que con el sufrimiento generado por su inviabilidad. El compromiso de los propios pacientes – real o potencial – con la causa de los “medicamentos que salvan vidas” no solo se sumó a las estrategias de defensa psíquica de miles de personas obligadas a irrespetar los más básicos protocolos sanitarios para poder sobrevivir, sino que moldeó un sentido político hacia la indiferencia a que los obligaba la necesidad.[28]

Mientras muchos médicos adhirieron voluntariamente a la causa del “tratamiento precoz”, otros fueron coaccionados para prescribirlo y participar en este oscuro “campo de experimentación y difusión de la crueldad social”[29]. Someter a los pacientes a investigaciones experimentales sin su consentimiento, prescribir el “kit covid” para posponer los ingresos o adelantar la liberación de camas prescribiendo “altas celestiales” (es decir, apagar equipos y administrar “cuidados paliativos”)[30] era un trabajo sucio necesario cerrar las cuentas de un puñado de proveedores de atención médica, en una sombría demostración de cómo la perversidad puede convertirse en un sistema de gestión.[31]

Pronto se hace evidente que la calamidad verde-amarilla sirvió, en múltiples frentes, como un laboratorio avanzado para el manejo del colapso. Para lo que podría ser, según el general Edson Pujol, la misión más importante de su generación, el Ejército de Brasil multiplicó por cien la producción de cloroquina en sus instalaciones, luego de realizar una enorme compra de insumos.[32] En la batalla contra el virus, los mecanismos de defensa subjetiva representaron armas de defensa nacional en una operación que las Fuerzas Armadas admitieron que fue esencialmente psicológica: más que curar la enfermedad, dice un oficial del Ejército, se trataba de “llevar esperanza a millones de corazones afligidos ante el avance y los impactos de la enfermedad en Brasil y en el mundo”.[33]

Que el esfuerzo bélico que exige la pandemia escaparía a los estándares del combate convencional, siempre ha sido evidente para la cadena de mando global en la lucha contra el nuevo virus: “más que una guerra, se trata de una guerrilla”, anunció un director de la Organización Mundial de la Salud, tempranamente, en marzo de 2020. La declaración hace eco del paradigma del conflicto irregular que ha guiado por mucho tiempo ya los manuales militares, atentos a la multiplicación de disputas asimétricas y fragmentadas, en las que no es posible distinguir claramente las fuerzas en confrontación como en el modelo clásico de “dos ejércitos nacionales, uno contra el otro”. Y la pérdida de la forma de la guerra contemporánea – que asume cada vez más un “carácter informal, dinámico, flexible”, como explica un coronel brasileño[34] – quizás no sea ajena a la pérdida de la forma del trabajo, sino un indicio de que la frontera misma entre la guerra y el trabajo se esfumó…

Una nueva moda en las academias militares de todo el mundo, la jerga de la “guerra híbrida” describe la alternancia entre las operaciones de combate militar – abiertas o encubiertas, realizadas por fuerzas de terceros – y la participación de multitudes civiles en las redes sociales y en las calles, como la que tuvo lugar durante la última década en Siria o Ucrania.[35] Es curioso que otra combinación de gestión algorítmica de multitudes y coerción directa ejercida por operadores subcontratados describa el régimen de trabajo de algunos repartidores de aplicaciones. Entre software y capataces, ¿descubrimos una gestión “híbrida” del trabajo?

No son menos “híbridos” los contornos que la administración de territorios y poblaciones cada vez más ingobernables vienen asumiendo por estos lados: es difícil distinguir a los insurgentes de las fuerzas del orden, y gobernar se confunde con demoler. En su exitosa operación de garantizar la ley y el orden en un país colapsado, el gobierno federal contó con una inmensa red de difusión del “tratamiento precoz”, con movimientos sociales por la reapertura de comercios, iglesias y escuelas, y con donaciones comunitarias y empresariales para los más vulnerables, sin prescindir nunca, sin embargo, del poder de fuego de los escuadrones oficiales y no oficiales: la policía brasileña estableció un nuevo récord de letalidad en el primer año de la pandemia.[36]

Al final, el temor que había llevado al Congreso a abogar por un programa de ingreso básico de emergencia mayor y más amplio que cualquier otro programa de su tipo en el país ya no se justificaba: la capacidad de la población para “ir tirando en situaciones de crisis”[37] transformó el devastado escenario en la “nueva normalidad”, a pesar de los ingresos laborales en caída libre, de la alta inflación y un aumento vertiginoso del hambre.[38] Ante eso, el pago del ingreso de emergencia se reanudaría tras meses de incertidumbre, a niveles más “realistas” – con alcance reducido y valores más bajos –, y finalmente sustituido por una renovación del Bolsa Familia y líneas de crédito especiales.[39] Recalibrada, la política de transferencia de ingresos sigue funcionando como el “capital de trabajo” de la viração (donde por definición es imposible separar lo que es dinero “de caja del que es dinero de casa”[40]) en el arsenal de esta movilización total por el trabajo

Incluso al margen de los riesgos de la primera línea, la experiencia del confinamiento en casa – en régimen de teletrabajo, asistiendo a clases a distancia, sin trabajo, o entonces monetizando su rendimiento como gamer – no escapó al esfuerzo de guerra. Por un lado, el aislamiento social profundizó la histórica escisión entre los contingentes calificados y los demás trabajadores, ya que la seguridad del home office no era una opción para más del 80% de la población ocupada.[41] Por otro lado, la improvisación de la oficina o la sala de clases en casa, con costos que antes habrían sido asumidos por los empleadores, indica que las características de la informalidad han atravesado todos los estratos de la fuerza de trabajo. Desde resistencias silenciosas al régimen de vigilancia y sobrecarga de la enseñanza a distancia[42] hasta los insólitos paros de streamers[43], las tensiones de este teletrabajo sin forma tras cuatro paredes también produjeron conflictos a lo largo de la pandemia. La frontera entre el trabajo y el descanso se ha desdibujado, la vida en cuarentena está presionada por una demanda incesante de mantenerse productivo – entre cursos en línea para mejorar el curriculum vitae y ejercicios físicos para mantenerse en forma – “en una mezcla de ritmo de matadero con lives sobre los desafíos de la crianza de los hijos y enseñanzas sobre ‘cómo vivir solo y ser feliz’”[44].

En la calle o en casa, quien va por la vida como en una guerra, “trabajando al compás de la muerte” – sucumbiendo un poco cada día – ya está medio muerto. Y “no hay forma de encerrar a los muertos vivientes: cruzan barreras, no les importa volver a morir”[45]. Pero el apocalipsis zombie, en la cosmología de Hollywood, es también la imagen de la insurrección.[46]

ABANDONÉ TODA ESPERANZA

En las mismas semanas en que se difundió la convocatoria a un nuevo paro nacional de camioneros, previsto para el 1 de febrero de 2021, circuló en los grupos de WhatsApp un video de un conductor que se había ahorcado junto a su vehículo, en un árbol al costado de la carretera. El escenario se compartió con mensajes de luto y alerta de la desesperada situación de los transportistas autónomos, atrapados entre las bajas tarifas de los fletes y los sucesivos aumentos de los costos de las carreteras, especialmente del combustible. A pesar de eso, el movimiento no fue tan fuerte como el paro de mayo de 2018, cuando los suministros de todo el país fueron asfixiados en pocos días y el gobierno, aterrorizado, ofreció un alivio inmediato, con medidas que perderían efecto en los años siguientes.[47] Sin la amplia – y ambigua – composición de la movilización anterior, que involucraba a conductores con vehículos propios, dueños de pequeñas flotas y grandes empresas de transporte, la efervescencia de principios de 2021 se limitó a iniciativas dispersas de camioneros autónomos, que intentaron bloquear secciones de carreteras en varios estados, pero fueron rápidamente desarticulados por la policía de caminos.[48]

Aunque el paro no despegó en las carreteras, el malestar se extendió a los trabajadores que también dependen directamente del combustible para ganarse la vida en las ciudades. Entre febrero y abril, manifestaciones de motoboys, choferes de app y furgonetas escolares, además de nuevas protestas de camioneros, ocurrieron casi a diario en todo Brasil, dando contornos insurreccionales a calles con circulación reducida por el pico de la segunda ola del coronavirus en el país. Este movimiento de trabajadores motorizados bloqueó las carreteras y los centros de distribución de Petrobras; copo gasolineras, con la táctica de cargar solo 1 real de gasolina, para armar largas filas y dañar a los revendedores; reavivó la organización de protestas y paros de repartidores; e impulsó la mayor caravana de conductores de aplicaciones de pasajeros en la historia de São Paulo, que bloqueó el acceso al Aeropuerto Internacional de Guarulhos durante una noche entera para exigir el fin de las modalidades de carreras mal pagadas.[49]

En la era de la uberización, la inflación – que tradicionalmente se traducía en demandas en torno al costo de la vida – provoca, en primer lugar, movilizaciones dirigidas al costo laboral, es decir, luchas para “poder trabajar”. La reproducción de la fuerza de trabajo se transforma en autogestión de la microempresa, de ahí el frecuente acercamiento entre las protestas contra los altos precios de los combustibles y las campañas anti-confinamiento de los comerciantes en los primeros meses del año. Para muchos, los paros eran el último recurso antes de abandonar la pelea y entregar las armas, o mejor dicho, antes de devolver el coche a la empresa de alquiler (en algunas ciudades, asociaciones de conductores de apps estiman que más de la mitad de los registrados en las plataformas desistieron de continuar rodando a lo largo de 2021).[50]

Entre la creciente inviabilidad financiera del autoempleo, por un lado, y el colapso del empleo formal, por el otro, no hay adónde huir. La única alternativa es continuar en la carrera sin fin, arreglándose en condiciones cada vez más adversas. Este sentimiento de estar confinado a un trabajo agotador y sin futuro se repite en el otro lado del mundo, sintetizado por la palabra de moda entre los usuarios chinos de las redes sociales “para describir los males de sus vidas modernas”: nèijuǎn (内卷).[51] Antes de convertirse en moda en el país más poblado del mundo, a mediados de 2020, el término fue utilizado por académicos para traducir el concepto de “involución”, una dinámica de estancamiento de las sociedades agrarias – pero también de las grandes ciudades en la periferia del capitalismo global – en el que la intensificación del trabajo no se refleja en modernización.[52] “Compuesta por los caracteres ‘dentro’ (内) y ‘rollo’’ o ‘arrollar’ (卷)”, la expresión puede ser “intuitivamente entendida como algo en el sentido de ‘volverse hacia adentro’”.[53] Mientras que “desarrollo”, en español, lleva la imagen de un despliegue hacia afuera, hacia algo, nèijuǎn sugiere un tornillo que gira falsamente sobre sí mismo. Un movimiento incesante, pero sin salir del lugar. – ¿No es ese, después de todo, el eterno “ir tirando”, el arreglarse de cada día? Haciéndose eco de la desesperación de la experiencia cotidiana de estudiantes y trabajadores en las metrópolis chinas, el término

condensa la sensación de estar atrapado en un ciclo miserable de trabajo agotador que nunca es suficiente para alcanzar la felicidad o mejoras duraderas, del que nadie puede salir sin caer en desgracia. Lo sienten cuando se quejan de que la vida parece una competencia interminable sin ganadores, y sueñan con el día en que finalmente ganarán. Pero ese día nunca llega. Las deudas se acumulan, las solicitudes de ayuda se ignoran y las opciones restantes comienzan a disminuir. En una época de involución, cuando incluso las reformas más pequeñas parecen imposibles, todo lo que queda son medidas desesperadas.[54]

Si algo de esta desesperación atraviesa los movimientos de los conductores autónomos en Brasil, adquiere rasgos aún más dramáticos en las calles y carreteras chinas. En enero de 2021, un repartidor cuya aplicación se negó a pagar lo que debía se prendió fuego frente a su estación de entrega en Taizhou. En abril, un camionero, cuyo vehículo fue incautado por la policía por llevar sobrepeso, en Tangshan, tomó una botella de pesticida y envió un mensaje de despedida a sus compañeros de reparto en las redes sociales. En el mismo mes en que un anciano en silla de ruedas de São Caetano do Sul se amarró al cuerpo explosivos falsos y amenazó con enviar una agencia del Instituto Nacional de la Seguridad Social por los aires si no tenía acceso a su pensión de invalidez,[55] un residente de una aldea en el distrito de Panyu, en el sur de China, donde el Estado había expropiado las tierras colectivas para venderlas a empresas turísticas, tomó una decisión drástica en el edificio del gobierno local: con bombas reales, se explotó y mató a cinco empleados. Despedido a principios de julio, un albañil invadió la casa del ex patrón en el litoral de Santa Catarina, mantuvo como rehenes a su familia durante diez horas y terminó siendo asesinado por la policía cuando los liberó.[56] Y la pandemia representaría aún más presión y desesperación, como se evidencia en el caso del hombre que arrojó su automóvil en la recepción de una sala de emergencia pública abarrotada en la región metropolitana de Natal, luego de que se negara la atención a su esposa, contagiada con covid.[57]

Cuando un policía militar de Bahía abandonó su puesto y condujo solo durante más de 250 kilómetros hasta Farol da Barra, un punto turístico de Salvador, donde disparó al aire con un rifle, en medio de gritos contra la violación de la “dignidad” y el “honor del trabajador”, su estallido fue celebrado en las redes anticonfinamiento como un gesto heroico contra las “órdenes ilegales” de los gobernadores.[58] El fin trágico del soldado, muerto en un tiroteo con sus colegas, fue usado por diputados de extrema derecha para incitar un motín en la tropa. La caravana policial que salió del lugar al día siguiente, sin embargo, encontró el tránsito congestionado por otra manifestación: eran los motoboys que denunciaban la muerte de un repartidor atropellado por un conductor ebrio la noche anterior. Unidos accidentalmente en el luto por los compañeros caídos en una guerra social sin forma definida, los actos convergieron hacia la sede del gobierno estatal.[59]

Al mismo tiempo que agudiza la crisis, o más bien, ensancha la cloaca en la que luchamos desde hace décadas sin salir del lugar, la política de tierra arrasada de Bolsonaro le permite movilizar la desesperación, en embestidas suicidas, bajo la promesa de una decisión[60] – de un “golpe final”[61]. Por mucho que el descontento por el aumento de los precios de los combustibles haya arañado el apoyo del presidente en una de sus principales “bases” (los camioneros), el bolsonarismo siguió siendo la principal fuerza política con cierta capacidad para disputar la convulsión social de estos tiempos apocalípticos, actuando para conformar las más diversas insatisfacciones en una “revuelta dentro del orden”[62], desviándolas para atacar sus adversarios de ocasión dentro de las instituciones – ya sean alcaldes, gobernadores, el poder judicial, los medios de comunicación, la vacuna o la urna electrónica – o simplemente mimetizando luchas concretas en rituales estéticos, como sus paseos en moto de los domingos.

En el punto álgido de ese torbellino, el Supremo Tribunal Federal volvió a traer al tablero una pieza decisiva que los mismos jueces habían eliminado del juego unos años antes. Al anular las condenas de Lula y permitirle presentarse a las elecciones, la decisión indica que tal vez no sea posible contener los ataques de la insurgencia bolsonarista sin recurrir al comandante de la gran operación de pacificación que se llevó a cabo casi sin oposición hasta el sismo de junio de 2013, nutriendo esperanzas de que todo vuelva a funcionar como antes. Cabe preguntarse, sin embargo, “¿qué tecnología tendrá a mano para apaciguar” a una masa urbana en acelerada trayectoria de “proletarización a la baja” en medio de la actual escalada de la guerra social?[63] Por más que la maniobra del Poder Judicial reviva en la izquierda la vana esperanza de restaurar los derechos desmantelados, los artífices del programa económico del PT para 2022 no solo reconocen la pérdida de la forma del trabajo, sino que también se unen a los ejecutivos de iFood para “sacar a los trabajadores de plataformas digitales del limbo regulatorio”[64], lo que “no quiere decir encajar en la vieja CLT, pero tampoco es para dejarlo como está hoy.”[65]

“Un nuevo gobierno de Lula significará, en el mejor de los casos, que la gente podrá seguir trabajando con Uber”,[66] con la regulación de la “asociación” entre app y conductores y más “seguridad jurídica” para las empresas. Y, aunque el régimen incendiario provocado por Bolsonaro proporciona un terreno fértil para la expansión de sus negocios, las foodtech brasileñas tampoco prescinden de la experiencia de diálogo y mediación de conflictos acumulada en el país durante los gobiernos “democrático-populares”. Para minimizar el impacto negativo de los paros en su marca, iFood – que, por cierto, celebra “objetivos de diversidad e inclusión racial y de género” dentro de sus oficinas[67] – ha estado reclutando personal forjado en ONGs y proyectos sociales en las periferias urbanas para apaciguar la rebelión de sus “socios” motorizados.[68] A lo largo de 2021, los motoboys involucrados en huelgas en todo el país fueron abordados por un “community manager” contratado por la empresa no precisamente para responder reclamos, sino para dialogar, anunciando la construcción de un “Foro de Repartidores”[69] con influencers digitales del gremio y supuestos líderes de huelgas, al mejor estilo de las conferencias participativas del Brasil de antaño.

El regreso del ex metalúrgico al Palacio de la Alvorada debe representar no un momento de reconstrucción nacional, sino la oportunidad de enterrar los destrozos y consolidar los nuevos terrenos de acumulación en el país, en una normalización del desastre con sabor a victoria – y por eso mismo “más perfecto de lo que sería posible bajo cualquier político conservador”.[70] La expectativa por las elecciones de 2022 profundiza así el estado de espera de grandes partidos y pequeños colectivos de izquierda, que durante la pandemia encontraron en el imperativo del aislamiento social una justificación para su cuarentena política. Al encarnar la defensa de las recomendaciones sanitarias, la izquierda en general se ha conformado a la realidad del home office, en una espera paralizante de bajas expectativas: la espera del conteo diario de muertos, esperando la caída de la curva de contaminación; la espera de la llegada de las vacunas a Brasil, seguido de la espera – y disputa[71] – por un lugar en la cola; la espera del fin del “gobierno de Bozo”, animada por cada nuevo impasse con el Supremo Tribunal Federal o testimonio en la Comisión Parlamentaria de Investigación sobre el covid; en suma, la espera a que pase lo peor y que todo sea menos peor, como antes. Con la mejora en los indicadores de la pandemia, a mediados de 2021, esta esperanza inerte salió de casa y se convirtió en fotografía aérea en las avenidas. Sin embargo, si las manifestaciones contra Bolsonaro demostraron la magnitud del rechazo al presidente en las principales ciudades del país, también dejaron patente la impotencia de esta oposición. Luego de congregar a cientos de miles de personas, los actos fueron desvaneciéndose paulatinamente, al entrar en el tiempo de espera de las entidades organizadoras.

El letargo de la izquierda contrasta con la insurgencia de la extrema derecha, que se alimenta de la movilización de quienes ya no tienen expectativas. Y si no es posible descartar por completo una victoria imprevista de Bolsonaro en las urnas, tampoco se puede despreciar las amenazas de ruptura del orden, siempre pospuestas, para conservar su militancia en una disposición casi paranoica mientras mantiene a la oposición a la defensiva, hipnotizada por la inminencia del golpe decisivo que nunca llega. La política permanece en trance, en una eterna preparación para un conflicto interminable que es, en sí mismo, una táctica de guerra en el arsenal de la gestión “híbrida” de territorios y poblaciones.

A pesar de contar solo con la multitud leal habitual, el ejercicio de movilización de tropas el feriado del 7 de septiembre fue menos un signo de impotencia[72] que un campo de pruebas. Al día siguiente, cuando las carreteras de quince estados del país fueron bloqueadas por camioneros – quienes, hasta entonces incapaces de sostener una movilización en torno al valor del flete y el combustible, mostraron considerable fuerza en apoyo al ataque estratégico del presidente contra las máquinas de voto electrónico y el Supremo Tribunal[73] –, el gobierno se vio obligado a reconocer que la convocatoria no fue más que un ensayo general, despertando la ira de muchos manifestantes y revelando un bolsonarismo que ya supera al propio Bolsonaro. Dentro o fuera del Estado, comandada por el capitán o no, “la revolución que estamos viviendo”[74] – y que “repone la violencia, entendida como el uso de la fuerza armada, como recurso político fundamental” – se sentirá para muchos más allá de 2022, como anuncian las escenas casi surrealistas del asalto al Capitolio y otras legislaturas estatales tras la derrota de Donald Trump en Estados Unidos.[75]

Programado para el 11 de septiembre, un nuevo paro nacional de repartidores de aplicaciones llegó a ser confundido con la noticia del paro de camioneros – menos por el apoyo al presidente que por el significado de que el último gran paro de esa otra categoría central del sector logístico adquirió en el imaginario de los motoboys.[76] Sin la misma repercusión que el Freno de las Apps del año anterior, el paro de 2021 se prolongó, aquí y allá, más allá de la fecha prevista. En una distribuidora de bebidas de la aplicación Zé Delivery, en el sur de la ciudad de São Paulo, los motoboys decidieron iniciar la huelga dos días antes para cobrar los pagos atrasados.[77] Y en São José dos Campos, en el interior de São Paulo, los repartidores continuaron parados los 5 días siguientes, en la huelga de aplicaciones más larga en la historia del país hasta aquél momento.[78]

Inspirados en un video en el que motoboys capitalinos escenifican paso a paso “cómo trabar un centro comercial”,[79] repartidores del quinto municipio más grande del estado se dividieron en pequeños grupos para bloquear los grandes establecimientos de la ciudad, mientras otros circulaban por las calles para interceptar rompehuelgas, además de distribuir agua y alimentos. Todas las noches, se reunían todos en una plaza para discutir la dirección del movimiento y votar sobre la continuación del paro. Mientras una aplicación más pequeña, que acababa de llegar a la ciudad, cedió ante la presión anunciando un aumento en las tarifas, iFood organizaba una contraofensiva y prometía una reunión con los líderes locales, a través de uno de sus “organizadores comunitarios”. La noticia de que la mayor plataforma de comida a domicilio de América Latina había abierto una negociación – por limitada que fuera – ante la heroica persistencia de los “trescientos de São José dos Campos”, como retrataban los memes en las redes de motoboys, dio a esa derrota el sabor de la victoria y la convirtió en un ejemplo para el entorno. En las semanas siguientes, el interior de São Paulo fue asolado por una secuencia no coordinada de paros, que durarían varios días en Jundiaí, Paulínia, Bauru, Rio Claro, São Carlos y Atibaia.[80]

En los momentos de tensión que marcaron el final de la movilización en São José dos Campos, sin embargo, las promesas de diálogo se combinaron con otra negociación de iFood con restauradores y operadores logísticos locales que, en tono amenazante, enviaron el mensaje a los motoboys diciéndoles que la continuidad del movimiento podría conducir a “actos de violencia” en la ciudad.[81] Al recurrir a la vez a estrategias de desmovilización participativa y milicianas, la mayor aplicación de repartos brasileña da indicaciones sobre el futuro del país entre Lula y Bolsonaro – o simplemente nos recuerda que los sindicalistas al servicio del patrón, los carneros y los matones siempre se han cruzado en la zona gris de los intermediarios populares.[82]

LUCHA DE CLASES SIN FORMA

En los primeros días de marzo de 2019, los pasajeros encontraron boleterías cerradas en varias estaciones del metro de São Paulo. No fue para nada extraño, ya que los dolores de cabeza con el sistema de recarga de tarjetas son parte de la rutina de quienes utilizan el transporte público en la ciudad. Lo que parecía más un problema técnico desde el exterior de las cabinas era, sin embargo, un movimiento invisible de los vendedores de boletos subcontratados contra los descuentos ilegales en los salarios, entre otros dispositivos ilícitos utilizados con frecuencia por el proveedor de servicios para reducir sus gastos de personal.[83] “Explorando el límite ambiguo entre la precariedad del sistema, que ya es normalmente disfuncional, el estancamiento (…) y el ‘paro parcial’ de facto”, los trabajadores subcontratados realizaron una huelga intermitente en la que se sucedieron las interrupciones y los retornos al trabajo “en varias boleterías, según las oportunidades, la fuerza del momento”, y sin aparente coordinación.[84] A un paso de distancia, el conflicto pasó casi desapercibido a los ojos de la mayoría de los trabajadores permanentes del metro, conocidos por su intensa actividad gremial. Además de exponer el abismo abierto por la tercerización dentro del mismo espacio de trabajo, la dificultad de reconocer esa huelga, completamente fuera del rito oficial – sin principio ni fin definido, sin anuncio claro, sin reuniones ni negociaciones formales – es una señal de la pérdida de forma de conflicto social en el mundo del trabajo sin formas.[85]

Al igual que la movilización clandestina en la boletería, innumerables paros de reparto estallan y se deshacen sin contornos precisos, en los espacios de sombra frente al trabajo difuso que mueve la logística urbana: estacionamientos de centros comerciales, amontonamiento de motos, centros de distribución, dark kitchens y dark stores[86], además de los entornos virtuales. Si entre los contratistas del metro la insubordinación oscilaba de una estación a otra según los desfases y la presión del momento, entre los motoboys es común que el conflicto salte de tienda en tienda, de un barrio a otro, o de ciudad en ciudad de forma discontinua e impredecible: mientras los primeros huelguistas llegan al límite de fuerzas y recursos, un nuevo grupo anuncia un freno en otra esquina, contagiados de vídeos y relatos que se difunden en tiempo real.

Cuando la alta rotación laboral es la regla, las luchas también se vuelven altamente rotativas: dentro de la misma ciudad, es común que los repartidores de la “primera línea” de una protesta no hayan participado en movimientos anteriores. Y si un proceso consistente de cooptación de líderes es difícil, la dinámica centrífuga de las luchas también desafía cualquier esfuerzo por organizar el movimiento. Los grupos de WhatsApp aparecen y son abandonados con cada movilización, los trabajadores se juntan y dispersan con la misma volatilidad con que se interrumpe una conversación en la vereda cuando se escucha un nuevo pedido: como moléculas de gas que se condensan en el momento de una tormenta, es solo en el momento de la confrontación que toma forma el proletariado en nube.

“Una ‘base’ que sólo existe en un proceso de confrontación”, que “se disuelve en cuanto decae la acción”, “no está disponible para ser manejada”.[87] Incluso los líderes que emergen públicamente, lejos de dirigir un contingente cohesionado de motoboys, tienen, como mucho, una red difusa de seguidores, también en la nube. Para los youtubers e influencers vinculados al movimiento, menos líderes que “cuentapropistas políticos”[88], el compromiso con la causa suele confundirse con una carrera personal. Ganar la lucha no está disociado de ganar con la lucha, lo que puede significar desde monetizar videos hasta colaborar en acciones de marketing, pasando por la invitación a convertirse en propietario o gerente de un operador logístico. La ambigüedad, que describe una zona de indistinción entre acción política y trabajo, ya está contenida en cierta medida en el vocabulario actual de los repartidores: ser “guerrero” o “ir a luchar” son expresiones que pueden referirse tanto al conflicto contra el aplicación, así como a la guerra de baja intensidad que se vive en el día a día sobre dos ruedas.[89] La profusión de candidaturas de conductores de apps en las elecciones municipales de 2020,[90] en su mayoría por leyendas fisiológicas y de derecha, representa mucho más una forma de ascenso individual que la táctica deliberada de un movimiento sectorial articulado, que no existe.

Hoy, las estructuras organizativas solo perduran fuera del conflicto en la medida en que pasan a operar como engranajes del propio trabajo, como es el caso de las diversas asociaciones profesionales, sindicatos y cooperativas que funcionan, para los repartidores, como canales de inserción en el mercado laboral – y también el caso de los grandes movimientos sociales de hace décadas, que ahora subsisten como mediadores del acceso a los programas de gobierno y al mercado. Basta recordar el último éxito del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) en el sector financiero, una asociación con grandes grupos empresariales para recaudar fondos para siete cooperativas de asentamientos agrarios – entre las que se encuentran algunas de las mayores productoras de alimentos orgánicos del continente[91] –, emitiendo títulos de valores disponibles para “pequeños y medianos inversionistas” en una plataforma en línea.[92] Ante la insuficiencia y el desmantelamiento de las políticas de promoción de la llamada “agricultura familiar”, el MST recurrió directamente al mercado, en una operación que recaudó más de 17 millones de reales, sin la mediación de programas gubernamentales, en línea con la creciente valorización (y cuantificación) del “impacto social” de las inversiones en todo el mundo.[93]

Por cierto, hace tiempo que ciertos movimientos sociales migraron a la nube. A lo largo de la década de 2000, los desafíos de gestionar campamentos con cientos de familias en la periferia, atravesados ​​por disputas con poderes territoriales competidores y siempre al borde del desalojo, hicieron que cada vez más movimientos por vivienda – especialmente el Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) – reconozcan las ocupaciones como un momento necesariamente provisional y adopten, como estructura permanente, un amplio registro de familias. Mientras otras organizaciones constituían una base cobrando renta a los inmuebles ocupados, el MTST amplió sus filas exigiendo compromiso en lugar de dinero: la participación en asambleas y marchas otorga puntos que condicionan el acceso a los planes sociales negociados con el gobierno, y el puntaje de cada la familia dicta la clasificación de la lista de espera para la casa prometida.[94] En resumen, el “trabajo de base” dio paso al trabajo de la base. Con un núcleo tecnológico pionero, el movimiento digitalizó parte de esta logística interna de las ocupaciones y manifestaciones en una app y, más recientemente, lanzó la campaña “Contrata a los que luchan”, que cuenta con un bot de WhatsApp capaz de conectar a las personas sin techo registradas con los clientes en la búsqueda de una serie de servicios.[95]

Si “se ha desdibujado la frontera entre las formas de asociación dirigidas a la lucha colectiva y las destinadas a comprometer aún más al trabajador en la explotación”,[96] no es extraño que los conflictos de nuestro tiempo se produzcan fuera de las organizaciones consolidadas, o incluso contra ellas, pero sin construir ninguna estructura en su lugar. La mayor ola de huelgas en la historia del país, de 2011 a 2018 – y no en la década de 1980, como se podría suponer – tiene tan poco que ver con el ciclo de luchas que marcó el fin de la dictadura que la comparación se vuelve casi fuera de lugar.[97] Cuando resurgió en nichos fordistas relativamente estables hace cuarenta años, el sindicalismo aún nutrió un horizonte de expansión de conquistas, en el que se forjaron nuevas e importantes organizaciones de masas, integradas en el esfuerzo general de “construcción de la democracia” – mantra que, de allá para acá, se disiparía “en un presente perpetuo de trabajo redoblado”[98]. En la última década, las huelgas comenzaron a “ocurrir, cada vez más, en el ámbito de las reacciones inmediatas, urgentes”: por el pago de salarios atrasados ​​y el cumplimiento de la legislación, contra el cierre de unidades y despidos masivos, entre otras demandas “defensivas”.[99] Llevadas adelante a disgusto de los sindicatos y a menudo hostiles a sus representantes, tales movimientos a veces adquirieron características insurreccionales, como las rebeliones en los grandes sitios de construcción del Programa de Aceleración del Crecimiento[100] o los paros salvajes de los conductores de autobuses fuera de los garajes en las vísperas de la Copa del Mundo[101].

A pesar de su escala sin precedentes, la avalancha de huelgas de la década de 2010 no dejó lugar para ninguna “acumulación de fuerzas”, ni aquí ni en China. Contrariamente a lo que pudiera imaginarse, la situación fue similar en el corazón industrial del planeta, atravesado por una ola de disturbios obreros en el mismo período. Sin canales oficiales de representación, las huelgas dispersas y violentas que se multiplicaron en las fábricas chinas terminaron siendo “incapaces de construir una organización duradera y de articular demandas políticas”.[102] Con aires de “saqueo” la huelga aparece como un momento de “conseguir todo lo que fuese posible” a cambio de la insoportable cotidianidad en los distritos industriales: “recuperar salarios, primas de vacaciones y beneficios no pagados, o simplemente vengarse de los gerentes que cometieron acoso sexual, de los patrones que pagaron a los matones para que golpearan a los trabajadores en lucha, etc.”[103] Otras veces, los trabajadores “simplemente tomaron el dinero y se fueron”: “levantar el balde” y abandonar los alojamientos, para usar la expresión típica de los trabajadores migrantes chinos que recientemente se volvió viral junto con videos críticos a la vida en las fábricas.[104]

Sin el viejo “horizonte de ‘conquistas’ por acumular, en una perspectiva más amplia de integración progresiva”, lo que resta para las luchas de nuestro tiempo es retroceder o escalar de inmediato, “asumiendo formas insurreccionales sin mediación alguna (sin antes y después)”.[105] Por eso las protestas contra el aumento de las tarifas del transporte se conviertan, en pocos días, en terremotos en las calles de Brasil o Chile; que la violencia policial incendie ciudades en Grecia, Estados Unidos o Nigeria; que un aumento de los combustibles paralice Ecuador, Francia, Irán o Kazajstán. Si bien las demandas iniciales dan contornos mínimos a estos levantamientos, su explosión tiende a extrapolarlos y diluirlos en una revuelta generalizada contra el orden – que termina traduciéndose en muchos casos, de manera imprecisa, en una revuelta “contra el gobierno”.[106]

Tan intensos como discontinuos, sin asumir jamás formas estables, los conflictos que proliferan de un extremo al otro del globo pueden ser descritos como “no movimientos sociales”.[107] Surgida en los debates de ciertos círculos militantes, la expresión resulta útil en un contexto de “lucha de clases sin organización de clase”,[108] cada vez más atomizada, cuya propagación pasa menos por estructuras centralizadas que por acciones que se replican de manera dispersa. Los no-movimientos se expanden a través de gestos que pueden ser “copiados e imitados, acumulando instancias de repetición”[109] y ramificándose como memes en internet – pero en las calles, en una dinámica que se retroalimenta en las redes. Es el caso del Freno de las Apps, que no fue una organización ni una campaña planificada, sino un gesto replicable difundido a través de videos que seguían el mismo guión. Y también los paros en el sector del telemarketing a poco de la llegada del nuevo coronavirus aquí; el bloqueo de decenas de rotondas por peatones con chalecos reflectantes amarillos en Francia; de las “evasiones” estudiantiles y la “primera línea” en las protestas chilenas… A través de la multiplicación de estos actos descentralizados, los conflictos adquieren escala sin adquirir una forma estable (cuando la forma es fija, el meme pierde fuerza y ​​corre el riesgo de convertirse en marca, en una imagen vacía de contenido, en una estetización de la revuelta).[110]

Presionados por disturbios difusos y sin interlocutores con los que negociar, los gobiernos y empresas de todo el mundo tienen el desafío de “responder unilateral y racionalmente a una insurgencia ‘irracional’”[111]. La formalización de los no-movimientos – es decir, su traducción a una gramática legible para las instituciones – aparece aquí como condición previa para su neutralización e incorporación. Sin embargo, aun cuando las revueltas resultan victoriosas en sus reivindicaciones inmediatas, la vuelta a la normalidad suele acarrear la sensación de que nada ha mejorado, o incluso de que la situación ha empeorado. La incapacidad del Estado para absorber por completo la energía de la contestación deja una insatisfacción latente, que puede revertir el impulso original – ¿no era esto, después de todo, la continuidad entre la revuelta de junio de 2013 y la insurgencia bolsonarista?[112] Desde políticos que asumen abiertamente la violencia social hasta la degradación en guerras civiles de hecho, los no-movimientos a menudo acaban acelerando la tendencia destructiva de la propia crisis.[113] Movilizaciones intensas y agotadoras que, sin embargo, no logran salir de se lugar: ¿están los conflictos de nuestro tiempo también atrapados en el ciclo infernal del nèijuǎn?

En las paredes calcinadas de las estaciones de metro de un Hong Kong sublevado, frases como “prefiero ser cenizas que polvo” o “si nos quemamos, tú te quemas con nosotros” condensaban una imagen certera no sólo del callejón sin salida al que se enfrentaban los amotinados de esa ciudad, sino del clima asfixiante que pesa sobre las revueltas de nuestro tiempo.[114] Si hace poco sentido hablar de acumulación de fuerzas, “la ira ciertamente se acumula”,[115] y está siempre al borde del descenso a la violencia entre los propios desollados. Sin cambios significativos en las condiciones de trabajo, no es raro escuchar a los motoboys defender los paros laborales como una forma de al menos vengarse de las aplicaciones[116] – pero el odio colectivo puede volverse rápidamente contra un conductor en una pelea de tránsito o un ladrón de motocicletas atrapado en el acto y a punto de ser linchado. Con los mismos contornos vengativos y suicidas que los estallidos individuales de desesperación, los enfrentamientos a menudo se reducen a una escalada de violencia sin sentido.[117] Alguien necesita quedarse para barrer – como ocurrió a la mañana siguiente de la mayor manifestación de la historia de Chile, cuando los inmigrantes venezolanos se organizaron para limpiar voluntariamente las calles del centro de Santiago; o en Quito, en ese mismo octubre de 2019, donde la limpieza de las barricadas estuvo a cargo de una minga organizada por la Coordinación Nacional Indígena de Ecuador (CONAIE) tras el acuerdo que puso fin al levantamiento. Visto desde allí, los disturbios y rebeliones de las más variadas dimensiones se vuelven más un hecho rutinario de nuestra catastrófica cotidianidad.

Curiosamente, la expresión “no-movimientos” apareció por primera vez en la literatura sociológica para describir el “estado constante de inseguridad y movilización” de los sectores subalternos urbanos “cuyos medios de vida y reproducción sociocultural a menudo dependen del uso ilegal de los espacios públicos de la calle”, en un “larga guerra de desgaste” con las autoridades en las metrópolis del Medio Oriente contemporáneo.[118] Nada más lejos del apuro de ambulantes o motoboys en las calles brasileñas, siempre listos para driblar un bloqueo policial o evadir inspecciones, no pagar el ticket de metro  o cruzar la calle con el semáforo en rojo para safar: “esfuerzos dispersos”, individuales, cotidianos y continuos, que pueden involucrar “acciones colectivas cuando los ingresos están amenazados”[119]. Con una sola chispa, esta rutina desesperada de trabajo, que se mueve a cada momento entre la resistencia y el compromiso, puede romperse en una explosión desesperada – vale recordar que se trataba de la autoinmolación de un vendedor ambulante cuyo carro de frutas acababa de ser confiscado lo que sirvió de detonante para las protestas de 2011 en Túnez.

A la vuelta de las esquinas, entre “trabajos de mierda” y “trabajos” temporales – donde no hay nada prometedor a la vista excepto salir – la insubordinación irrumpe con la misma urgencia, la misma inmediatez de la producción just-in-time. Los conflictos estallan como un gesto desesperado, un grito de “vete a la mierda” en el que se mezclan “sufrimiento, frustración y revuelta”[120], muchas veces bajo la forma de un acto de revancha individual o, cuando mucho, colectivo. Al igual que la reciente ola de deserciones laborales en Estados Unidos[121] y en otras partes del mundo, la estampida de los call centers en los primeros días de la pandemia en Brasil fue una señal de rechazo a una rutina que, para hacer frente a la “normalidad” que se derrumba, se torna aún más infernal. Con cada nueva emergencia – sanitaria, ambiental, económica, social –, gira la tuerca de la intensificación del trabajo, todos integralmente movilizados en un esfuerzo interminable en el que sólo se forman “experiencias negativas”[122]. Sin embargo, si los “no-movimientos” traen una buena noticia, es precisamente esta: “indican que el proletariado ya no tiene tareas románticas”[123], que no tiene nada que esperar y tampoco nada que perder.

Traducción del portugues: Santiago Arcos-Halyburton

NOTAS:

[1] Amazônia Real, “População de Macapá se revolta com apagão”, YouTube, 8 nov. 2020, https://youtu.be/aOVQBDAuVeY. Para un registro de las movilizaciones durante el apagón, véase Transe, “SOS Amapá – O apagão e as lutas”, YouTube, 19 nov. 2020, https://youtu.be/watch?v=8mP4tOkKoyc.

[2] “Decreto Nº 3915 de 17/11/2020”, Diário Oficial do Estado do Amapá, 17 nov. 2020, https://legisweb.com.br/legislacao/?id=404661.

[3] La catástrofe que asoló Amapá puede anticipar, en menor medida, el escenario de colapso energético que se avecina – véase la falsa alarma de nuevos apagones en cinco estados brasileños en el segundo semestre de 2021, debido a la sequía (Alexa Salomão, “Governo emite alerta de emergência hídrica em 5 estados e vai criar comitê para acompanhar setor elétrico”, Folha de S. Paulo, 27 mayo 2021, https://www1.folha.uol.com.br/mercado/2021/05/governo-emite-alerta-de-emergencia-hidrica-de-junho-a-setembro-em-5-estados.shtml). En un escenario de emergencia climática, del cual la crisis hídrica es solo uno de los componentes, no es de extrañar que los costos y riesgos sean asumidos por la población -por eso convergen tanto la enfermedad ambiental como los remedios prescritos por gobiernos y organismos internacionales, como “Impuesto al carbono: un impuesto adicional específico para productos (…) contaminantes, (…) altamente regresivos” (Antonio Celso, “Dirigindo pelo retrovisor”, Passa Palavra, 15 ago. 2021, https://passapalavra.info/2021/08/139537/). Vale recordar que la creación de un recargo en esta línea fue el detonante del movimiento de los “chalecos amarillos” en Francia en 2019.

[4] Agência France Press, “A busca desesperada por oxigênio em Manaus para salvar pacientes em casa”, Estado de Minas, 18 ene. 2021, https://em.com.br/app/noticia/internacional/2021/01/18/interna_internacional,1230117/a-busca-desesperada-por-oxigenio-em-manaus-para-salvar-pacientes-em-casa.shtml.

[5] Ludmila C. Abílio, “Breque no despotismo algorítmico: uberização, trabalho sob demanda e insubordinação”, Blog da Boitempo, 30 jul. 2020, https://blogdaboitempo.com.br/2020/07/30/breque-no-despotismo-algoritmico-uberizacao-trabalho-sob-demanda-e-insubordinacao/.

[6] Sobre la fuerza política del no gobierno como forma de gobernar, especie de “gobierno de suspensión” inaugurado por Bolsonaro en su “empresa revolucionaria”, véase Miguel Lago, “‘Batalhadores do Brasil…’”, Piauí, mayo 2021, https://piaui.folha.uol.com.br/materia/batalhadores-do-brasil/.

[7] Tom Slee, Uberização: a nova onda do trabalho precarizado, São Paulo, Elefante, 2017.

[8] Raquel Azevedo, “Qual a origem de uma renda sem contrapartida?”, Passa Palavra, 14 sep. 2020, https://passapalavra.info/2020/09/134278/ y Nelson Barbosa, “Renda básica universal”, Folha de S. Paulo, 27 ago, 2022, https://www1.folha.uol.com.br/colunas/nelson-barbosa/2020/08/renda-basica-universal.shtml.

[9] Tiene sentido que, durante el apagón en Amapá en noviembre, el pago del ingreso básico – reducido en ese momento a 300 reales – fuera extraordinariamente mantenido en 600 reales por decisión del Supremo Tribunal Federal. Ver José Antonio Abrahão Castillero, “Amapá: protestos garantem auxílio emergencial de 600 reais”, A Comuna, 15 nov. 2020, https://acomunarevista.org/2020/11/15/amapa-protestos-garantem-auxilio-emergencial-de-600-reais/.

[10] Organizados en “redes de vecinos en edificios, movimientos de favelas, redes de solidaridad entre ocupaciones urbanas”, etc. (Victor Hugo Viegas Silva, “Quem fez e faz a quarentena no Brasil? Os trabalhadores!”, Crônicas do Titanic, 21 ago. 2020, https://cronicasdotitanic.substack.com/p/quem-fez-e-faz-a-quarentena-no-brasil).

[11] El término es, nuevamente, de Ludmila Abílio (“Uberização: Do empreendedorismo para o autogerenciamento subordinado”, Psicoperspectivas, v. 18, n. 3, nov. 2019).

[12] Véase Alfredo Lima, “Barreira sanitária é vida, flexibilização é morte!”, Passa Palavra, 21 jun. 2020, https://passapalavra.info/2020/06/132633/ y Renato Santana y Tiago Miotto, “Povos indígenas reforçam barreiras sanitárias e cobram poder público enquanto covid-19 avança para aldeias”, Conselho Missionário Indigenista, 29 mayo 2020,

https://cimi.org.br/2020/05/povos-indigenas-reforcam-barreiras-sanitarias-cobram-poder-publico-covid-19-avanca/. Para una entrevista con residentes que participaron en uno de estos bloqueos en la región de Trindade, ver Invisíveis, “Paraty: barreira sanitária e retomada territorial”, Passa Palavra, 27 sep. 2020: https://passapalavra.info/2020/09/134379/.

[13] Incluso antes de que el coronavirus aterrizara en Brasil, la imagen de una “cuarentena de bricolaje” ya se estaba utilizando para analizar cómo las “malas conexiones entre todos los niveles de gobierno” resultaron en esfuerzos contradictorios para enfrentar el brote inicial. del virus en China, desde la “represión de los médicos ‘denunciantes’ por parte de las autoridades locales” hasta las medidas sanitarias aplicadas de forma aparentemente aleatoria por cada localidad, fuera del control del poder central (en español: Chuang, Contagio Social, Rosário, Lazo Negro Ediciones, 2020, https://lobosuelto.com/wp-content/uploads/2020/03/Contagio-Social-Lazo-Ediciones.pdf). La falta de confianza “en que el Estado fuera capaz de contener el virus de manera efectiva” resultó en una “movilización masiva en respuesta a la pandemia, con grupos de voluntarios brindando todo tipo de servicios, tanto para contener el contagio como para ayudar a las personas a sobrevivir”, “así como bloqueos de carreteras hechos por residentes a la entrada de pueblos del interior del continente (ver entrevista con Chuang por Aminda Smith y Fabio Lanza, “The State of the Plague”, Brooklyn Rail, sep. 2021, https://brooklynrail.org/2021/09/field-notes/The-State-of-the-Plague).

[14] Véase Paulo Arantes, “Sale boulot”, en O novo tempo do mundo, cit. Dentro de los contornos mal definidos de la “zona gris” de la gestión privada del sufrimiento, está también el infectólogo que ratifica – al servicio de la “consultoría” firmada en grandes contratos con tal o cual hospital de renombre – el cínico “hackeo” de escuelas privadas que, aún en el punto álgido de la pandemia, “encontraron la manera” de llenar de alumnos sus aulas mal ventiladas; está el docente, resignado al regreso presencial y obligado a hacer la vista gorda ante el inevitable incumplimiento de los protocolos sanitarios entre los alumnos para garantizar, precariamente, el seguimiento de clases; está el conductor de la camioneta escolar por cuenta propia que, sin hijos que llevar y sin dinero, encontró una fuente temporal de ingresos en el transporte de muertos en medio del alto número de muertes en la capital paulista. Esto es solo para mencionar algunos ejemplos escolares. (Ver  Roberto Acê Machado, “Esse ano não tem bandeirinha”, Le Monde Diplomatique Brasil, 10 feb. 2021, https://diplomatique.org.br/esse-ano-nao-tem-bandeirinha/; Aline Mazzo, “Vans escolares vão transportar mortos por Covid até cemitérios de SP”, Folha de S. Paulo, 29 mar. 2021, https://www1.folha.uol.com.br/equilibrioesaude/2021/03/vans-escolares-vao-transportar-mortos-por-covid-ate-cemiterios-de-sp.shtml y, también, Carolina Catini, “O brutalismo vai à escola”, Blog da Boitempo, 13 sep. 2020, https://blogdaboitempo.com.br/2020/09/13/o-brutalismo-vai-a-escola/)

[15] El papel del “ir tirando” en la reproducción de este colapso sin fin es evidente para el presidente de un instituto de investigación, estudioso de la llamada “nueva clase media brasileña”, según el cual, “la favela que impidió que Brasil se derrumbara en la pandemia. ‘La persona que recoge la basura, el auxiliar de enfermería, el recolector y el conductor del autobús son habitantes de la favela. Las clases A y B solo pudieron entrar en cuarentena porque los residentes de las favelas siguen trabajando’” (Henrique Santiago, “Favela S/A”, UOL, 13 dec. 2020, https://economia.uol.com.br/reportagens-especiais/favela-s/a/).

[16] Victor Hugo Viegas Silva, “O Auxílio Emergencial não acabou em janeiro. Foi acabando aos poucos – e sem chance de defesa”, Crônicas do Titanic, 28 ene. 2021, https://cronicasdotitanic.substack.com/p/o-auxlio-emergencial-no-acabou-em.

[17] Para una observación sobre el papel de las nuevas tecnologías, desde Airbnb hasta la banca por Internet, en el “ir tirando” playero durante este “período de sobrevaloración temporal de la tierra”, véase Três trabalhadores de férias, “Uma tarde na praia”, Passa Palavra, 28 ene. 2019, https://passapalavra.info/2019/01/125075/.

[18] Victor Hugo Viegas Silva,, “A revolta de Búzios contra o lockdown e a conexão evangélica x #AglomeraBrasil (2)”, Crônicas do Titanic, 4 ene. 2021, https://cronicasdotitanic.substack.com/p/as-revoltas-contra-lockdown-e-a-luta.

[19] “Decreto N.°43.234, de 23 de dezembro de 2020”, Diário Oficial do Estado do Amazonas, 23 dec. 2020, http://www.amazonas.am.gov.br/content/uploads/2021/01/23-12-2020_poder_executivo.pdf.

[20] Victor Hugo Viegas Silva, “A revolta popular de Manaus e os dilemas do lockdown (3)”, Crônicas do Titanic, 6 ene. 2021, https://cronicasdotitanic.substack.com/p/a-revolta-popular-de-manaus-e-os.

[21] Serafim Oliveira, “Movimento Todos pelo Amazonas e a Covid-19 – O risco da suspensão das atividades causar perdas econômicas e a ascensão dos movimentos populares”, O Conservador, 4 ene. 2021, https://web.archive.org/web/20210105171737/https://www.jornaloconservador.com.br/noticias/brasil/manaus/movimento-todos-pelo-amazonas-e-a-covid-19-o-risco-da-suspensao-das/363/.

[22] Según una encuesta de la Asociación Brasileña de Médicos, el 34,7 % de los médicos aún creía en alguna eficacia de la cloroquina en junio de 2021, y el 41,4 % confiaba en el uso de la ivermectina para el tratamiento o la prevención de la covid-19. (Paula Felix, “Pesquisa diz que 1/3 dos médicos ainda acredita na cloroquina, comprovadamente ineficaz contra covid”, O Estado de S. Paulo, 2 feb. 2021, https://saude.estadao.com.br/noticias/geral,pesquisa-diz-que-13-dos-medicos-ainda-acredita-na-cloroquina-comprovadamente-ineficaz-contra-covid,70003603180).

[23] Victor Hugo Viegas Silva, “‘A culpa não é nossa’ e ‘precisamos fazer alguma coisa agora’: Entre a luta do lockdown e o tratamento precoce há um fio tênue”, Crônicas do Titanic, 12 abr. 2021, https://cronicasdotitanic.substack.com/p/a-culpa-nao-e-nossa-e-precisamos.

[24] Victor Silva, “O que dizem no WhatsApp médicos a favor da cloroquina”, Folha de S. Paulo, 19 jun. 2021, https://www1.folha.uol.com.br/ilustrissima/2021/06/o-que-dizem-no-whatsapp-medicos-a-favor-da-cloroquina.shtml.

[25] “Automedicação é um hábito comum a 77% dos brasileiros”, G1, 13 mayo 2019, https://g1.globo.com/bemestar/noticia/2019/05/13/automedicacao-e-um-habito-comum-a-77percent-dos-brasileiros.ghtml.

[26] Na pandemia, os ônibus são, mais do que nunca, veículos da morte: em São Paulo, quem morre mais é “quem saiu para trabalhar e realizou percursos longos de transporte coletivo” como mostram Raquel Rolnik e outros, “Circulação para trabalho explica concentração de casos de Covid-19”, LabCidade, 30 jun. 2020, http://www.labcidade.fau.usp.br/circulacao-para-trabalho-inclusive-servicos-essenciais-explica-concentracao-de-casos-de-covid-19/.

[27] Ver, en español, Christophe Dejours, La banalización de la injusticia social, Buenos Aires, Topía, 2006.

[28] El discurso “negacionista” y sus panaceas sintonizan con un mundo en el que “la desigualdad hace de la cuarentena un lujo insostenible para los más pobres”, como observó Rodrigo Nunes. “Si en otros tiempos el sacrificio se presentaba como una forma de mejorar la vida, ahora es un fin en sí mismo. (…) hay un sentido en el que se puede decir que las fantasías de la extrema derecha ofrecen, aunque sea irracionalmente, una respuesta razonable a la locura que estamos construyendo. Reducir el poder de estas fantasías para hablarle a la gente al mero efecto de las noticias falsas es un intento de negar este hecho fundamental”. (“O presente de uma ilusão: estamos em negação sobre o negacionismo?”, Piauí, mar. 2021, https://piaui.folha.uol.com.br/materia/o-presente-de-uma-ilusao/)

[29] Paulo Arantes, “Sale boulot”, cit., p. 109. En el segundo semestre de 2021, trabajadores de Prevent Senior denunciaron públicamente una serie de prácticas irregulares que se vieron obligados a adoptar en el tratamiento de pacientes con covid-19. La empresa ocupa un nicho de mercado formado por adultos mayores que no pueden pagar los montos desorbitados de los planes de salud para su grupo de edad, pero reservan sus recursos lo mejor que pueden para garantizar la asistencia médica privada. Con tarifas reducidas y un público objetivo que demanda con mayor frecuencia los servicios hospitalarios, la empresa siempre ha recurrido a “astucias” capaces de evitar o postergar procedimientos costosos para mantener la rentabilidad. Durante la pandemia, que golpeó con más fuerza a las personas mayores, estas prácticas tomarían contornos aún más macabros. Otros operadores, como HapVida y algunas unidades de UniMed, también fueron denunciados. Además de los reportajes de la época, ver el podcast “Prevent Senior não deveria ter sido aberta, diz especialista”, com entrevista a Ligia Bahia por Maurício Meireles e Magê Flores, Café da manhã, Folha de São Paulo, 11 oct. 2021, https://open.spotify.com/episode/6Mf1Rph4jyNFy9hotbQGiZ.

[30] Arthur Rodrigues, “Direção da Prevent cobrava ‘altas celestiais’ para liberar leitos a pacientes VIP, diz advogada em CPI”, Folha de S. Paulo, 21 oct. 2021,

https://www1.folha.uol.com.br/equilibrioesaude/2021/10/direcao-da-prevent-cobrava-altas-celestiais-para-liberar-leitos-a-pacientes-vip-diz-advogada-em-cpi.shtml.

[31] “El ‘mal’ estaría representado hoy como un sistema de gestión, como un principio organizativo: de las empresas, de los gobiernos, de todas las instituciones y actividades, en fin, que, organizadas según este mismo principio, se han convertido en centros de difusión de una nuevas violencias e incubadoras de sus agentes, los llamados colaboradores de nuestro tiempo”. (Paulo Arantes, “Sale Boulot”, cit. p. 102).

[32] Exército Brasileiro, “Mensagem do Comandante do Exército – COVID-19”, YouTube, 24 mar. 2020, https://youtu.be/f1pmexyCcGg.

[33] Lisandra Paraguassu, “Em ofício, Exército defendeu sobrepreço de 167% em insumos da cloroquina por necessidade de ‘produzir esperança’”, Reuters, 22 dec. 2020, https://www.reuters.com/article/saude-covid-exercito-cloroquina-idLTAKBN28W2G4.

[34] Alessandro Visacro, Guerra Irregular, São Paulo, Contexto, 2009. Con su experiencia de campo en Haití y las favelas brasileñas, el oficial actualizó su reflexión en A guerra na Era da Informação, São Paulo, Contexto, 2019.

[35] Antes de volver a ser noticia con la escalada del conflicto en Ucrania, la expresión “guerra híbrida” se difundió en medio de la ola de protestas en los países árabes, a partir de 2011, y pasó a ser ampliamente utilizada por gobiernos y analistas para reducir los cada vez más frecuentes levantamientos en todo el planeta a oscuros complots geopolíticos (ver Jonas Medeiros, “’Guerras Híbridas’, um panfleto pró-Putin e demofóbico”, Passa Palavra, 28 ene. 2020, https://passapalavra.info/2020/01/129676/). Si el discurso sobre una “guerra híbrida” conducido por agencias del imperialismo yanqui ha apoyado la fantasía oficial de izquierda sobre el proceso político brasileño posterior a 2013, el antropólogo Piero Leirner ha observado cómo la misma noción corre con un signo invertido dentro de las Fuerzas Armadas, preocupadas con un supuesto proyecto oculto de hegemonía cultural llevado a cabo por la izquierda “gramscista” desde la década de 1980 en el país. El investigador sostiene que en los últimos años el propio Ejército Brasileño comenzó a guiarse por los principios del conflicto híbrido para dirigir una campaña interna, en la que las elecciones de 2018 representarían un episodio clave (O Brasil no espectro de uma guerra híbrida, São Paulo, Alameda, 2019).

[36] Los policías brasileños asesinaron a 6.416 personas en 2020. Entre las víctimas, el 78,9% eran negros. El año 2021 comenzó con la segunda mayor masacre en la historia de Río de Janeiro, perpetrada por la policía civil en la favela de Jacarezinho. Ver Fórum Brasileiro de Segurança Pública, 15º Anuário Brasileiro de Segurança Pública, 2021, https://forumseguranca.org.br/wp-content/uploads/2021/07/4-as-mortes-decorrentes-de-intervencao-policial-no-brasil-em-2020.pdf.

[37] Como describe el mismo presidente de un instituto de investigación el “ímpetu empresarial” de la favela (Henrique Santiago, “Favela S/A”, cit.).

[38] Leonardo Vieceli, “Pandemia empurra 4,3 milhões para renda muito baixa nas metrópoles brasileiras”, Folha de S. Paulo, 6 jul. 2021, https://www1.folha.uol.com.br/mercado/2021/07/pandemia-empurra-43-milhoes-para-renda-muito-baixa-nas-metropoles-brasileiras.shtml.

[39] Wellton Máximo, “Beneficiários do Auxílio Brasil terão acesso a crédito especial”, Agência Brasil EBC, 12 ago. 2021, https://agenciabrasil.ebc.com.br/economia/noticia/2021-08/beneficiarios-do-auxilio-brasil-terao-acesso-credito-especial.

[40] “No sirve de nada decirle al favelado que separe lo que es [dinero] de de caja y el que es de la casa. Si vas a ahorrar dinero para montar un negocio, nunca lo vas a ahorrar”, explica Celso Athayde, director general de Favela Holding (Henrique Santiago, “Favela S/A”, cit.).

[41] Entre mayo y noviembre de 2020, el promedio de personas trabajando de forma remota o apartadas del trabajo debido al distanciamiento social correspondió al 17,6% de la población ocupada en Brasil (alrededor de 14,5 millones de personas). Los trabajadores que pudieron realizar sus actividades laborales a distancia “estuvieron compuestos en su mayoría por personas con estudios superiores completos. En menor medida, pero aún responsables de la mayoría de las personas en home office, están el género femenino, el color/raza blanca, el grupo de edad de 30 a 39 años y la relación laboral con el sector privado”. Además, “tanto para el sector privado como para el público, se observa una fuerte participación de los profesionales de la enseñanza” (Geraldo Sandoval Goés y otros, “Trabalho remoto no Brasil em 2020 sob a pandemia do Covid-19: quem, quantos e onde estão?”, Carta de Conjuntura, n. 52, IPEA, 2021, https://www.ipea.gov.br/portal/images/stories/PDFs/conjuntura/210714_nota_trabalho_remoto.pdf).

[42] La implementación de emergencia del aprendizaje a distancia se topó con serios obstáculos materiales y sociales, como la falta de estructura y equipamiento en los hogares de los estudiantes “Ensino remoto na pandemia: os alunos ainda sem internet ou celular após um ano de aulas à distância”, BBC Brasil, 3 mai. 2020, https://bbc.com/portuguese/brasil-56909255). Al mismo tiempo, aceleró un proceso de reestructuración del trabajo docente que ya estaba en marcha, agudizando las tensiones, como recogen los testimonios de docentes de las redes privadas y públicas recogidos por el boletín A Voz Rouca durante los primeros meses de la pandemia (“Diários de Quarentena”, Passa Palavra, 25 mayo 2020, https://passapalavra.info/2020/05/130766/ y Professores Autoconvocados, “Pequeno manual de resistência no EaD”, Passa Palavra, 28 abr. 2020, https://passapalavra.info/2020/04/131408/, sobre la reestructuración productiva en la educación básica y superior, ver, por ejemplo, “O trabalho de educar numa sociedade sem futuro”, Blog da Boitempo, 6 jun. 2020, https://blogdaboitempo.com.br/2020/06/05/o-trabalho-de-educar-numa-sociedade-sem-futuro/). Del otro lado de la videollamada, los estudiantes que lograron conectarse también estaban poniendo a prueba su margen de acción en un entorno transformado, creando “nuevas formas de sabotaje escolar en EAD” (para una recopilación de algunas de estas tácticas por “unos mal educados”, ver el Boletim do GMARX-USP, n. 22, 14 mayo 2020, https://gmarx.fflch.usp.br/boletim22). También fue a través de herramientas en línea que los docentes de las escuelas públicas organizaron huelgas, ya en 2021, para boicotear el regreso a las aulas antes de la vacunación. Durante la segunda ola, caravanas de maestros en huelga y protestas de motoboys se juntaron en São Paulo – a pesar del abismo de las realidades y del lenguaje, pancartas de ambos lados convergieron en la demanda de la vacuna (João de Mari, “Professores e entregadores de app se unem em greve contra retorno presencial e pedem vacina contra a Covid”, Yahoo! Notícias, 16 abr. 2021,

https://br.noticias.yahoo.com/professores-e-entregadores-de-app-se-unem-em-greve-contra-retorno-presencial-e-pedem-vacina-contra-a-covid-202134485.html).

[43] En agosto de 2021, streamers y espectadores de la plataforma Twitch, adquirida en 2014 por Amazon y ampliamente utilizada para la transmisión en vivo de juegos y campeonatos, se unieron para un día de “apagón” del servicio, contra una reducción del 66 % en el valor de los subs (es decir, el pago) de los canales brasileños. Al igual que en los movimientos de entrega de aplicaciones, los reclamos de estos productores de contenido uberizados eludieron la gramática laboral de izquierda, criticando los proyectos regulatorios y la carga fiscal (ver Alexandre Orrico e Victor Silva, “Por dentro da greve de streamers da Twitch no Brasil”, Núcleo, 23 ago. 2021, https://nucleo.jor.br/reportagem/2021-08-23-twitch-protesto-streamers/).

[44] Vladmir Safatle, “Não falar”, El País, 10 ago. 2020, https://brasil.elpais.com/brasil/2020-08-10/nao-falar.html.

[45] Isadora Guerreiro, “Lockdown: o problema e o falso problema”, Passa Palavra, 15 mar. 2021, https://passapalavra.info/2021/03/136800/.

[46] Comité Invisible, A nuestros amigos, La Rioja, Pepitas de Calabaza Editorial, 2015.

[47] El documental Bloqueio (dirigido por Victória Álvares y Quentin Delaroche, 2018) retrata el ambiente de aquellos días de interrupción de los flujos, que tal vez presagiaban algo de lo que estaba por venir. Véase también el artículo escrito al calor del momento por Gabriel Silva, “A greve dos caminhoneiros e a constante pasmaceira da extrema esquerda”, Passa Palavra, 28 mayo 2018, https://passapalavra.info/2018/05/119926/.

[48] Raquel Lopes, “Greve dos caminhoneiros tem baixa adesão e poucos problemas nas rodovias até o início da tarde”, Folha de S. Paulo, 1 feb. 2021, https://www1.folha.uol.com.br/mercado/2021/02/greve-dos-caminhoneiros-tem-baixa-adesao-e-poucos-problemas-nas-rodovias-ate-o-inicio-da-tarde.shtml. Uno de los instrumentos utilizados para desmantelar la movilización en las vías, la infracción por “utilizar el vehículo para interrumpir, restringir o perturbar la circulación en la vía”, sancionada con multa exorbitante y suspensión de la licencia de conducir, fue creada por la gobierno de la presidenta Dilma Rousseff para luchar contra las protestas, a favor del impeachment, de los camioneros en 2015 y también se utiliza a menudo para reprimir el movimiento de repartidores.

[49] Blanco de críticas y boicots de choferes a lo largo del año, las modalidades Uber Promo y 99 Poupa se extinguieron a fines de 2021. Para un relato de la ola de protestas en torno al combustible en el primer semestre, ver Comrades in Brazil, “Petrol in the Pandemic: short report of motorised workers’ protests in Brazil”, Angry Workers of the World, 29 mayo 2021,

https://www.angryworkers.org/2021/03/29/petrol-in-the-pandemic-short-report-of-motorised-workers-protests-in-brazil/.

[50] Ver Akemí Duarte, “Combustível caro faz motoristas abandonarem apps de corrida”, R7, 14 jul. 2021, https://noticias.r7.com/minas-gerais/combustivel-caro-faz-motoristas-abandonarem-apps-de-corrida-14072021, “30% dos motoristas por aplicativos abandonam a função em Campinas e região”, Digital, 18 mar. 2021, https://web.archive.org/web/20210318234313/https://digitais.net.br/2021/03/30-dos-motoristas-por-aplicativos-abandonam-a-funcao-em-campinas-e-regiao/ y Jael Lucena, “Motoristas de aplicativo devolvem carros às locadoras após decreto no AM”, D24am, 22 ene. 2022, https://d24am.com/amazonas/motoristas-de-aplicativo-devolvem-carros-as-locadoras-apos-decreto-no-am-veja-video/.

[51] Wang Qianni e Ge Shifan, “How One Obscure Word Captures Urban China’s Unhappiness”, Sixth Tone: Fresh voices from today’s China, 4 nov. 2020, https://www.sixthtone.com/news/1006391/how-one-obscure-word-captures-urban-chinas-unhappiness.

[52] “De manera (…) prosaica, la ‘involución’ agrícola o urbana puede describirse como el aumento incesante de la autoexplotación del trabajo (manteniendo fijos otros factores), que continúa a pesar de la reducción de los ingresos, mientras produce algún retorno o incremento” , escribe Mike Davis, retomando el concepto del antropólogo Clifford Geertz, en su estudio sobre “la involución urbana y el proletariado informal” (Mike Davis, Planeta de ciudades miseria, Madrid, Ediciones Akal, 2014). “Estas sociedades necesitan correr cada vez más rápido, solo para permanecer en el mismo lugar y no resbalar” (“China: Neijuan 内卷”, Wildcat, n. 107, 1 abr. 2021, http://wildcat-www.de/en/wildcat/107/e_w107_china.html).

[53] “‘Neijuan’ ahora se ha convertido en el término que usan los chinos metropolitanos para describir los males de su vida moderna, su sentido de mantenerse a flote frenéticamente en una sociedad hipercompetitiva. Competencia intensa con pocas posibilidades de éxito, ya sea en los exámenes de la escuela secundaria, en el mercado laboral (¡o en el matrimonio!), o cuando trabaja horas extras. Todos tienen miedo de perder el último autobús y, sin embargo, saben que ya se fue”. (“China: Neijuan 内卷”, Wildcat, cit., énfasis añadido).

[54] Al igual que con los episodios informados en la secuela, el extracto es de “Bombing the Headquarters”, Chuang, mayo 2021, https://chuangcn.org/2021/05/bombing-headquarters/.

[55]  “Cadeirante ameaça explodir agência do INSS com bomba falsa em SP”, UOL, 16 mar. 2021, https://noticias.uol.com.br/cotidiano/ultimas-noticias/2021/03/16/cadeirante-usa-bomba-falsa-no-corpo-e-ameaca-agencia-do-inss.htm.

[56] Carolina Fernandes, “Homem demitido invade casa de ex-chefe e faz família refém no Sul de SC, diz polícia”, G1, 5 jul. 2021, https://g1.globo.com/sc/santa-catarina/noticia/2021/07/05/homem-demitido-invade-casa-de-ex-chefe-e-faz-familia-refem-no-sul-de-sc-diz-policia.ghtml.

[57] “Em Parnamirim (RN), homem joga carro contra UPA após ter atendimento negado”, Diário de Pernambuco, 22 mar. 2021, https://www.diariodepernambuco.com.br/noticia/brasil/2021/03/em-parnamirim-homem-joga-carro-contra-upa-apos-ter-atendimento-negado.html.

[58] João Pedro Pitombo, “Morre policial baleado após dar tiros para o alto e contra colegas no Farol da Barra, em Salvador”, Folha de S. Paulo, 28 mar. 2021, https://www1.folha.uol.com.br/cotidiano/2021/03/policial-da-tiros-para-o-alto-e-grita-palavras-de-ordem-no-farol-da-barra-em-salvador.shtml.

[59] Gil Santos, “Grupo faz protesto no Farol da Barra após morte de PM”, Correio, 30 mar. 2021, https://correio24horas.com.br/noticia/nid/grupo-faz-protesto-no-farol-da-barra-apos-morte-de-pm/.

[60] Ver Felipe Catalani, “A decisão fascista e o mito da regressão: o Brasil à luz do mundo e vice-versa”, Blog da Boitempo, 23 jul. 2019, https://blogdaboitempo.com.br/2019/07/23/a-decisao-fascista-e-o-mito-da-regressao-o-brasil-a-luz-do-mundo-e-vice-versa/.

[61] “Fue un tiro final, vamos a ver qué pasa”, explicó un residente del extremo sur de São Paulo al día siguiente de la elección de Bolsonaro en octubre de 2018. Seis meses después, otro residente dijo a los mismos entrevistadores: “Yo veo el país como un pozo negro, un agujero. Cada presidente entraba, había un hueco, tapado con cemento. Pasaron cuatro años y ‘oye, el agujero está ahí: quieres resolver el problema, resolverlo o taparlo también’. Entonces vino nuestro presidente, tapado, peleó para poder aprobar a Dilma en el poder, para tapar el pozo negro. Cuando Dilma se fue, entró Temer, intentó tapar el pozo, pero jodiendo a Dilma. Cuando se fue Temer, llegó Bolsonaro, ¿y saben lo que hizo? Rompió la tapa del pozo. ¿Y está equivocado? El tiene razón. Este hoyo viene antes de Fernando Henrique, es un hoyo muy grande. Así que hombre, acaba de perforar el pozo. No más mierda en el pozo negro, todo ha volado. Yo pienso así.” (Carolina Catini y Renan Santos, “Depois do fim”, Passa Palavra, 1 nov. 2018, https://passapalavra.info/2018/11/123386/ y “Apesar do fim”, Passa Palavra, 10 jun. 2019, https://passapalavra.info/2019/06/126742/).

[62] Esta es la fórmula sintética utilizada por João Bernardo para definir el fundamento del fascismo (Labirintos do Fascismo, 3ª versión, revisada y ampliada, 2018, https://ia903109.us.archive.org/3/items/jb-ldf-nedoedr/BERNARDO%2C%20Jo%C3%A3o.%20Labirintos%20do%20fascismo.%203%C2%AA%20edi%C3%A7%C3%A3o.pdf).

[63] Leo Vinícius, “Que horas Lula volta?”, Passa Palavra, 30 sep. 2015, https://passapalavra.info/2015/09/106231/.

[64] Fabrício Bloisi (presidente do iFood), “Novas regras para novas relações de trabalho”, Folha de S. Paulo, 21 jul. 2021, https://www1.folha.uol.com.br/opiniao/2021/07/novas-regras-para-novas-relacoes-de-trabalho.shtml.

[65] No se trata, por lo tanto, de revocar la reforma laboral, sino de emprender algo que un organizador de campaña llamó sugestivamente “posreforma”, que se resolverá, por supuesto, mediante la “negociación entre representantes de los trabajadores y de los empleadores” (Fábio Zanini, “Regras fiscais precisam ser revistas, diz coordenador econômico de plano do PT”, Folha de S. Paulo, 11 jul. 2021, https://www1.folha.uol.com.br/mercado/2021/07/regras-fiscais-precisam-ser-revistas-diz-coordenador-economico-de-plano-do-pt.shtm; C. Seabra y C. Linhares, “Petistas procuram Alckmin para desfazer ruído com fala de Lula sobre lei trabalhista”, Folha de S. Paulo, 10 ene. 2022, https://www1.folha.uol.com.br/poder/2022/01/petistas-procuram-alckmin-para-desfazer-ruido-com-fala-de-lula-sobre-lei-trabalhista.shtml).

[66] “Lula hoy apuntó a una renacionalización de lo que se está privatizando de Petrobras y a precios de los combustibles sin paridad internacional. En este momento, muchos camioneros y conductores de aplicaciones están literalmente parando el trabajo porque la actividad se ha vuelto inviable con el precio del combustible. (…) Un nuevo gobierno de Lula será aquel en el que el horizonte de expectativa no debe ser mayor que la posibilidad de ganarse la vida manejando apps”. (Leo Vinícius, 10 mar. 2021).

[67]  “iFood terá 50% de mulheres na liderança e 40% de colaboradores negros até 2023”, iFood News, mayo 2021, https://news.ifood.com.br/ifood-tera-50-de-mulheres-na-lideranca-e-40-de-colaboradores-negros-ate-2023/ y Pablo Polese, “A política identitária do Ifood”, Passa Palavra, nov. 2021, https://passapalavra.info/2021/11/140796/.

[68] No deja de ser revelador que uno de los principales interlocutores de iFood con los repartidores muestra en su currículum el paso por programas en los que la “inclusión social” a través de la “educación artística” forma parte de un esfuerzo por “‘pacificar’ a los jóvenes y a los de los territorios más precarizados”, como las Fábricas de Cultura de São Paulo (ver Dany y otros, “Rebelião do público-alvo? Lutas na fábrica de cultura”, Passa Palavra, 18 jul. 2016, http://passapalavra.info/2016/07/108789/).

[69] Gabriela Moncau, “iFood assina compromisso com entregadores escolhidos pela própria empresa e não aumenta repasse”, Brasil de Fato, 16 dec. 2021, https://brasildefato.com.br/2021/12/16/ifood-assina-compromisso-com-entregadores-escolhidos-pela-propria-empresa-e-nao-aumenta-repasse.

[70] Luis Felipe Miguel, “Favorito em 2022, Lula pode normalizar desmonte do país se ceder demais”, Folha de S. Paulo, 14 ago. 2021, https://www1.folha.uol.com.br/ilustrissima/2021/08/favorito-em-2022-lula-pode-normalizar-desmonte-do-pais-se-ceder-demais.shtml. Al asumir el gobierno federal a principios de la década de 2000, el PT desempeñó un papel análogo, completando y profundizando, con la ayuda de su capilaridad social, el “estado de emergencia económica” implementado en las administraciones de sus antecesores y criticado por el partido cuando estaba en la oposición (ver, por ejemplo, Leda Paulani, Brasil delivery, São Paulo, Boitempo, 2008).

[71] Durante la primera mitad de 2021, fuimos testigos de una profusión de luchas corporativas por la prioridad en el orden de vacunación. Ahora, solo las “categorías” claramente identificables, donde el trabajo en la “línea del frente” conserva alguna forma, pueden reclamar un lugar especial en la fila. Naturalmente, la prioridad se limitó a los trabajadores con concurso público, con contrato laboral formal o egresados: docentes, policías, trabajadores del metro, choferes de autobús, biólogos, etc. Para muchos de ellos, el logro se revirtió inmediatamente después de su pronto regreso al trabajo presencial, por regla general, antes de la inmunización completa. En palabras de un trabajador del metro, “la vacuna se ha convertido en el nuevo ‘tratamiento precoz’. Repartiendo vacuna o repartiendo cloroquina, les da igual. Lo que importa es seguir trabajando, da igual que mueran mil o cuatro mil al día. En manos de los capitalistas, la vacuna es un arma más para forzar el regreso al trabajo”. (Um funcionário do Metrô de São Paulo, “Prioridade para os trabalhadores do transporte?”, Passa Palavra, 14 abr. 2021, https://passapalavra.info/2021/04/137604/).

[72] “En realidad, el marchitamiento resultó ser un elemento importante, un encanto” (Eduardo Moura, “’Piroca verde e amarela’ do 7 de Setembro é gigante pela própria natureza, diz autor”, Folha de S. Paulo, 15 sep. 2021, https://www1.folha.uol.com.br/ilustrada/2021/09/piroca-verde-e-amarela-do-7-de-setembro-e-gigante-pela-propria-natureza-diz-autor.shtml).

[73] Entre las razones de tal diferencia entre los intentos frustrados de los camioneros por cuenta propia contra el aumento del combustible y la movilización en apoyo a Bolsonaro, está la sospecha de apoyo de las empresas del agronegocio y el transporte, planteadas por entidades contrarias a los bloqueos iniciados el 7 de diciembre de septiembre. El audio del mandatario que circulaba por grupos de Whatsapp de la categoría a la mañana siguiente se alejaba de la retórica explosiva de los días previos y pedía despejar los caminos para “seguir la normalidad”. Mientras que algunos de los líderes de las protestas, para los que llegaron tarde a retirarse, se quedaron solos, Bolsonaro fue acusado de traición en las redes sociales, donde algunos hablaron de un “game over” (“O que se sabe sobre paralisação de caminhoneiros que atingiu 15 Estados”, BBC, 8 sep. 2021, https://bbc.com/portuguese/brasil-58494712 y “’Game over’: a decepção e revolta de bolsonaristas com recuo de Bolsonaro”, BBC, 9 sep. 2021, https://bbc.com/portuguese/brasil-58510232).

[74] La expresión es de Bolsonaro, recuperada en el artículo de Gabriel Feltran, del que también surge la siguiente cita (“Formas elementales de la vida política”, cit.).

[75] Como ha señalado un observador astuto, “la vista de invasores asaltando furiosamente el Senado y exigiendo que Mike Pence se revele; de un hombre vestido de proletario con los pies sobre la mesa en la oficina de la (…) multimillonaria Nancy Pelosi; y la diversión perversa con que la mayoría de ellos parecían estar disfrutando, brindan poderosas imágenes políticas (…), por efímeras que sean”. “En un país donde la mayoría de los ciudadanos no votan”, donde “la violencia desenfrenada, la adicción, las rutinas de tiroteos masivos y las epidemias de suicidio dan fe de una profunda desesperanza de que se pueda hacer algo para mejorar la vida cotidiana”, ellas “reafirman en la mente de millones de personas la idea de que la gente común puede tomar medidas drásticas” (Jarrod Shanahan, “The Big Takeover”, Hardcrackers, 7 ene. 2021, https://hardcrackers.com/the-big-takeover/).

[76] Los bloqueos que detuvieron a Brasil hace tres años a menudo se mencionan como una referencia por parte de los entregadores: algunos incluso llevaron alimentos a los huelguistas de 2018 y sueñan con un sindicato que interrumpiría los flujos en las ciudades y carreteras del país. Sobre la huelga del 11 de septiembre de 2021, véase Treta no Trampo, “Almoço brecado”, Instagram, 11 sep. 2021, https://instagram.com/p/CTsa2fHvas8/ y “Teve jantar brecado em SP”, Instagram, 11 sep. 2021, https://instagram.com/p/CTs4T6-rx2S/.

[77] Treta no Trampo, “Entregadores de aplicativo bloqueiam Zé Delivery Jabaquara”, Instagram, 9 sep. 2021, https://instagram.com/p/CTn5ybVLU00/.

[78]  Amigos do Cachorro Louco, “Entregadores de app de São José dos Campos completam 6 dias em greve”, Passa Palavra, 16 sep. 2021, https://passapalavra.info/2021/09/140118/ y Ingrid Fernandes y Victor Silva, “Como uma greve de entregadores no interior de SP enquadrou o iFood”, Ponte Jornalismo, 20 sep. 2021, https://ponte.org/como-uma-greve-de-entregadores-no-interior-de-sp-enquadrou-o-ifood/.

[79] Treta no Trampo, “Manual de como brecar um shopping”, Instagram, 29 ago. 2021, https://instagram.com/p/CTK4F1onjBX/.

[80] Ver Amigos do Cachorro Louco, “Greves de entregadores no interior de São Paulo já completam 7 dias”, Passa Palavra, 14 oct. 2021, https://passapalavra.info/2021/10/140577/ y Gabriela Moncau, “Greves de entregadores contra apps de delivery se espalham e já duram dias”, Brasil de Fato, 11 oct. 2021,  https://brasildefato.com.br/2021/10/11/greves-de-entregadores-contra-apps-de-delivery-se-espalham-e-ja-duram-dias.

[81] Durante la movilización en São José dos Campos, además de “desconectarse de algunos restaurantes sin previo aviso” y presionar a los establecimientos para que reanuden las entregas, iFood amenazó con utilizar supuestas “grabaciones de repartidores quejándose del paro” e hizo llegar a oídos de los huelguistas “que la policía podría empezar a aparecer en los piquetes” (Renato Assad, “Entregadores de São José dos Campos recuperam métodos históricos de luta e emparedam Ifood”, Esquerda Web, 24 sep. 2021, https://esquerdaweb.com/entregadores-de-sao-jose-dos-campos-recuperam-metodos-historicos-de-luta-e-emparedam-ifood/).

[82] “Cuando miramos a los territorios populares, los líderes locales se vuelven intermediarios en una gran cantidad de relaciones, regulando todo, desde lo comercial, doméstico, comunitario, político, etc. y siendo, principalmente, centralizadores de demandas y articuladores de la comunidad con agentes externos.” Como señala Isadora Guerreiro, tales intermediarios son necesariamente figuras ambiguas: mientras “son parte de la comunidad, confían en su existencia y en sus redes, necesitando mantenerlas y alentarlas”, sus intereses económicos “ponen límites claros a esta asociación”. “No es de extrañar que, en las cuentas de Breque de São José dos Campos, los comerciantes aparezcan primero como simpatizantes y luego como detonantes de probable violencia si no hay negociación”. (Isadora Guerreiro, “Lições do Breque entre a cidade e o trabalho”, Passa Palavra, 27 sep. 2021, https://passapalavra.info/2021/09/140312/).

[83] Dos empleados del Metro, “Metrô SP: Terceirizados da bilheteria denunciam descontos abusivos”, Passa Palavra, 3 mar. 2019, https://passapalavra.info/2019/03/125433/.

[84]  “Bilheteiros do Metrô param os atendimentos contra descontos abusivos do salário”, Passa Palavra, 7 mar. 2019, https://passapalavra.info/2019/03/125484/. Chama atenção que, no início da mobilização, um grupo de bilheteiros tenha recorrido ao sindicato que os representa legalmente frente a empresa e recebido a resposta de que “a greve só é benéfica aos funcionários públicos”, pois para os terceirizados a greve “não é legalmente aceita, e sim a paralisação”.

[85] Dos años y una pandemia después, en una estrategia acelerada por la pérdida de ingresos durante el período de aislamiento social, el gobierno de São Paulo anunció la rescisión del contrato con los prestadores de servicios y el cierre de todas las boleterías del metro, transfiriendo el trabajo de los funcionarios a los usuarios mediante de una aplicación y máquinas de autoservicio (Fernando Nakagawa, “Metrô de SP triplica prejuízo em 2020 e quer fechar bilheterias para economizar”, CNN, 1 abr. 2021, https://cnnbrasil.com.br/business/metro-de-sp-triplica-prejuizo-em-2020-e-quer-fechar-bilheterias-para-economizar/).

[86] La expansión del servicio de entrega a través de apps ha producido, en todo el mundo, la proliferación de cocinas y tiendas “fantasma”, establecimientos sin atención presencial al cliente, que en ocasiones agrupan varios establecimientos virtuales, reduciendo costos con personal, mobiliario , inventario y alquiler (Nabil Bonduki, “Dark kitchens, que vieram para ficar, são boas para as cidades?”, Folha de S. Paulo, 16 feb. 2022, https://www1.folha.uol.com.br/colunas/nabil-bonduki/2022/02/dark-kitchens-que-vieram-para-ficar-sao-boas-para-as-cidades.shtml). Nuevo frente de inversiones inmobiliarias, se convierten también en puntos de encuentro de los repartidores, donde a menudo estallan conflictos (ver, por exemplo, Treta no Trampo, “A greve na loja da Vila Madalena entra no 2º dia”, Twitter, 6 nov. 2021, https://twitter.com/tretanotrampo/status/1457087296952573960).

[87] Francesc y El Quico, “Notas em defesa da centralidade do conflito”, Passa Palavra, 2 mar. 2021, https://passapalavra.info/2021/03/136271/.

[88] La expresión es utilizada por Rodrigo Nunes para arrojar luz sobre la dimensión financiera de la militancia bolsonarista, un verdadero “fenómeno cuentapropista”, que puede ayudar a comprender una dinámica presente en otras movilizaciones. “Ya sea a través de la creación de movimientos capaces de captar recursos de nebuloso destino, ya sea a través de la conquista (o reconquista) de espacios en los medios tradicionales, ya sea a través de la monetización de canales de YouTube y perfiles de Instagram, constituirían un circuito en el que la acumulación de capital político sería fácilmente convertible en acumulación de capital económico, y viceversa. Esta convertibilidad es, además, tanto el medio por el cual se construye la trayectoria de un empresario político como un fin. Al consolidarse como influencer, el individuo puede postularse a un cargo público, ya sea por elección o designación; Los cargos públicos, a su vez, aportan notoriedad y una audiencia leal, proporcionando retroalimentación sobre el desempeño de las redes sociales. Incluso cuando no conduce a una carrera política, este tipo de emprendimiento siempre implica ventajas pecuniarias, tanto directas (invitaciones a conferencias, contratos publicitarios y editoriales, venta de productos como camisetas y calcomanías, fondos públicos) como indirectas (condonación de deudas tributarias, préstamos, acceso a autoridades).” (Rodrigo Nunes, “Pequenos fascismos, grandes negócios”, Piauí, oct. 2021, https://piaui.folha.uol.com.br/materia/pequenos-fascismos-grandes-negocios/).

[89] No es raro que, durante un piquete en un centro comercial, aparezca alguien con un parlante portátil tocando Racionais MC’s, SNJ, 509-E, DMN, entre otros grupos de rap nacional, que surgieron en la década de 1990 cantando la guerra civil, no declarada, en curso en las periferias brasileñas. Durante la década siguiente, la contradicción social expresada en las letras adquiriría contornos cada vez más ambiguos, entre la resistencia y la adhesión a la competencia generalizada. En los versos que afirman que «hoy es la realidad que puedes interferir» y que «el futuro será consecuencia del presente» (Racionais MC’s), o que «si luchas, vences» (SNJ), la convocatoria puede representar el llamado a una lucha en la que la conquista solo es posible a través de la injerencia colectiva en el presente: la lucha social. Pero también puede ser la expresión de una condición objetiva que se impone a todos aquellos para quienes la vida cotidiana es una sucesión de batallas por la supervivencia, como los “desempleados, con sus hijos hambrientos y una familia numerosa” (SNJ). Es necesario “no medir esfuerzos” (SNJ) o, como explican las letras compuestas por los propios repartidores, ser “ninja” y “arriesgar la vida” tanto en el ajetreo diario como para frenar el sistema –“todo el día en esta lucha” ambivalente. (Racionais MCs, “A Vida é Desafio” en Nada como um dia após o outro dia, 2002, https://youtu.be/Wb3rvC6z5ao; SNJ, “Se tu lutas tu conquistas” en Se tu lutas tu conquistas, 2001, https://youtu.be/K74zg3JL9PA; Sang, “Diz pro iFood”, Rzl Prod., 2020, https://youtu.be/ZxaUIKhVoZg y Família019 CPS, “22 de junho de 2020”, https://youtu.be/FFGKYpNpzK4.)

[90] Leandro Machado, “Eleições municipais 2020: os entregadores e motoristas do Uber que viraram candidatos”, Folha de S. Paulo, 13 nov. 2021, https://noticias.uol.com.br/eleicoes/bbc/2020/11/13/eleicoes-municipais-2020-entregadores-e-motoristas-do-uber-que-viraram-candidatos.htm.

[91] Para una reflexión crítica sobre la trayectoria del MST, ver “MST S.A.”, Passa Palavra, 8 abr. 2013, https://passapalavra.info/2013/04/75172 y Ana Elisa Cruz Corrêa, Crise da modernização e gestão da barbárie: a trajetória do MST e os limites da questão agrária, tesis doctoral, UFRJ, 2018, https://umcolapsoanunciado.files.wordpress.com/2021/07/crise-da-modernizacao-e-gestao-da-barbarie-seminario-colapso-anunciado.pdf.

[92] Paula Salati, “MST inicia captação de R$ 17,5 milhões no mercado financeiro para produção da agricultura familiar”, G1, 27 jul. 2021, https://g1.globo.com/economia/agronegocios/noticia/2021/07/27/mst-inicia-captacao-de-r-175-milhoes-no-mercado-financeiro-para-producao-da-agricultura-familiar.ghtml; Maura Silva y Luciana Console, “Fundo de investimento permite financiar cooperativas de pequenos agricultores”, MST, 22 mayo 2020, https://mst.org.br/2020/05/22/fundo-de-investimento-permite-financiar-cooperativas-de-pequenos-agricultores/.

[93] “A pesar de las dificultades enfrentadas por la falta de ayudas [en la pandemia], políticas de promoción y acceso al crédito, las campesinas y campesinas siguen impulsando soluciones”, dice un pequeño balance de la operación financiera publicado en el sitio web del MST. Para los miles de interesados que no pudieron adquirir sus cuotas, el movimiento promete repetir la dosis pronto (Lays Furtado, “Finapop consolida horizontes de investimentos para a agricultura familiar camponesa”, MST, 28 oct. 2021, https://mst.org.br/2021/10/28/finapop-consolida-horizontes-de-investimentos-para-a-agricultura-familiar-camponesa/). Sobre la gestión financiarizada del conflicto social que surge de esta y otras iniciativas, estructuradas para captar “flujos de ingresos generados por acciones sociales”, véase Isadora Guerreiro, “Impacto Social, Apps e financeirização das lutas”, Passa Palavra, ago. 2021, https://passapalavra.info/2021/08/139798/ y “O futuro dos trabalhadores é a rua?”, Passa Palavra, 14 feb. 2022, https://passapalavra.info/2022/02/142263/.

[94] “El sistema de puntuación fue originado por los movimientos populares urbanos del campo Democrático Popular, y sirve como fila, no solo para el acceso a los procesos de construcción, sino para cualquier otra relación entre la familia y la organización.” A partir de una herramienta de control interno, destaca Isadora Guerreiro, el MTST también haría del registro un instrumento de negociación con el gobierno. A mediados de 2010, un colectivo ya alertó del uso del control de presencia en “asambleas, reuniones políticas o actos públicos considerados importantes por la dirección”, e incluso en acciones de “campañas electorales”, para determinar quién tenía acceso “a las promesas” del movimiento: casas, becas en facultades, cursos de formación, loteos”. Esto fue cuando el registro no era “también un medio de control y vigilancia para (…) la rendición de cuentas del movimiento al Estado, en razón de los convenios y alianzas similares establecidas con éste”. (Isadora Guerreiro, Habitação a contrapelo: as estratégias de produção do urbano dos movimentos populares durante o Estado Democrático Popular, tesis doctoral, FAU-USP, 2018, https://teses.usp.br/teses/disponiveis/16/16136/tde-08112018-164426/publico/TEIsadoradeandradeguerreiro_rev.pdf y Passa Palavra, “Entre o fogo e a panela: movimentos sociais e burocratização”, Passa Palavra, 22 ago. 2010, https://passapalavra.info/2010/08/27717/).

[95] “Núcleo de tecnologia – Setor de formação política – MTST”, https://nucleodetecnologia.com.br/.

[96] Francesc e El Quico, “Notas em defesa da centralidade do conflito”, cit.

[97] Una comparación de la serie histórica de huelgas se encuentra en DIEESE, “Balanço das greves de 2018”, Estudos e Pesquisas, n. 89, abr. 2019, https://www.dieese.org.br/balancodasgreves/2018/estPesq89balancoGreves2018.html.

[98] Un grupo de militantes, “Mira como ha cambiado la cosa”, cit.

[99] Según el “Balanço de greves de 2017” del DIEESE, “(…) el énfasis defensivo de la agenda huelguística continúa, pero hay algunas rupturas, algunas discontinuidades. Puede decirse, brevemente, que el aspecto civilizador de los golpes defensivos empieza a relativizarse. En otras palabras, sin dejar de abordar aquellos derechos históricamente vulnerados, las huelgas se dan cada vez más en el campo de las reacciones inmediatas y urgentes: contra los despidos y contra el atraso en el pago de salarios”. (DIEESE, Estudos e Pesquisas, n. 87, sep. 2018, https://www.dieese.org.br/balancodasgreves/2017/estPesq87balancoGreves2017.html).

[100] Entre 2009 y 2014, se produjeron huelgas explosivas en las obras de las usinas hidroeléctricas Jirau, Santo Antônio y Belo Monte, el Complejo Portuario de Suape, la Refinería Abreu e Lima y el Complejo Petroquímico de Río de Janeiro – “la huelga no es, terrorismo”, explicaría un trabajador de Jirau cuando filmó con su celular el incendio en las habitaciones de la obra. Ver, además del documental Jaci: sete pecados de uma obra amazônica (Caio Cavechini, 2015), la investigación de Cauê Vieira Campos (Conflitos trabalhistas nas obras do PAC: o caso das Usinas Hidrelétricas de Jirau, Santo Antônio e Belo Monte, disertación de maestria, UNICAMP, 2016, http://repositorio.unicamp.br/Acervo/Detalhe/969044) y Rodrigo Campos Vieira Lima (Desenvolvimento e Contradições Sociais no Brasil contemporâneo. Um estudo do Complexo Petroquímico do Rio de Janeiro – Comperj, disertación de maestria, UNESP, 2015, https://repositorio.unesp.br/bitstream/handle/11449/149214/000879054.pdf).

[101] Para el entonces alcalde Fernando Haddad, la huelga de los choferes y cobradores de São Paulo ante la ausencia del sindicato no fue precisamente una huelga, sino “una guerra de guerrillas inadmisible. ¿Cómo te subes al autobús y le dices al pasajero que se baje? ¿Subir al autobús y tirar la llave? (“Greve de ônibus trava SP, e Haddad fala em ‘guerrilha’”, ANTP, 21 mayo 2014, http://antp.org.br/noticias/clippings/greve-de-onibus-trava-sp-e-haddad-fala-em-guerrilha.html). A raíz de los conflictos de transporte que sacudieron al país, a esa ola de cierres salvajes entre mayo y junio de 2014 se sumaron protestas y “molinetazos” [evasiones] de pasajeros en terminales de buses y estaciones de metro. Para registros de estas luchas en diferentes ciudades, ver “Sem choro nem vela: paralisações no transporte em Goiânia”, Passa Palavra, 18 mayo 2014, https://passapalavra.info/2014/05/95344/; “De baixo para cima: a greve dos rodoviários em Salvador”, Passa Palavra, 27 mayo 2014, https://passapalavra.info/2014/05/95678/ y “São Paulo: greve dos metroviários e catracaço dos usuários”, Passa Palavra, 5 jun. 2014, https://passapalavra.info/2014/06/96280/.

[102] Eli Friedman, Insurgency Trap: Labor Politics in Postsocialist China, Londres, ILR Press, 2014, https://digitalcommons.ilr.cornell.edu/books/97, p. 13. A principios de la década de 2010, los activistas e intelectuales que siguieron las huelgas en China todavía “esperaban un cambio general de acciones ‘defensivas’ a acciones ‘ofensivas’, en las que los trabajadores buscarían aumentos salariales más allá de las leyes y regulaciones existentes, en lugar de ‘reaccionar’ cuando los jefes los empujaban demasiado lejos y no cumplían con las normas legales. En los años que siguieron, sin embargo, estas demandas ‘reactivas’ (por salarios no pagados, seguridad social, etc.) siguieron siendo dominantes en las luchas laborales”. (Chuang, “Picking Quarrels”, Chuang 2: Frontiers, 2019, https://chuangcn.org/journal/two/picking-quarrels/).

[103] La ola de huelgas de la década de 2010 no fue un indicio del “surgimiento de un ‘movimiento obrero’ tradicional, ni nada por el estilo. No existe tal movimiento en China, y no se debe simplemente a la represión, porque tampoco existe tal movimiento en Europa, Estados Unidos o cualquier otro lugar sin la característica de opresión ‘dura’ de la política estatal china”. (Lorenzo Fe, “Overcoming mythologies: An interview on the Chuang project”, Chuang, 15 feb. 2016, https://chuangcn.org/2016/02/overcoming-mythologies-interview/).

[104] G., “Scaling the Firewall, 1: #LiftTheBucket”, Chuang, 24 sep. 2020, https://chuangcn.org/2020/09/liftthebucket/.

[105] Francesc y El Quico, “Notas em defesa da centralidade do conflito”, cit.

[106] La difusión de demandas es otro síntoma de la pérdida de forma de las luchas. En junio de 2013, la existencia de un interlocutor organizado, el Movimento Passe Livre (MPL), aún perfilaba mínimamente los disturbios callejeros, especialmente en São Paulo. “La explosión de la revuelta es (…) también la explosión del sentido y, en la medida en que esa explosión haya que contenerla, el mantenimiento de la agenda (en la que se compromete el MPL) jugará un papel limitante fundamental” (Caio Martins e Leonardo Cordeiro, “Revolta popular: o limite da tática”, Passa Palavra, 27 mayo 2014, https://passapalavra.info/2014/05/95701/). Años más tarde, en Francia, la insurgencia de los chalecos amarillos pareció volverse más radical a medida que la agenda inicial del impuesto a los combustibles perdía importancia; de hecho, entre los manifestantes hubo incluso quienes defendieron abiertamente que no se debe exigir nada, para no darle al Estado la llave de la desmovilización (ver “On se bat pour tout le monde”, Jaune – Le journal pour gagner, 6 jan. 2019, https://jaune.noblogs.org/post/2019/01/06/on-se-bat-pour-tout-le-monde/).

[107] En español, Endnotes, “¡Adelante bárbaros!”, La Peste, jun. 2021, https://lapeste.org/2021/06/adelante-barbaros/.

[108] La expresión, utilizada por Chris King-Chi Chan para describir los conflictos fabriles en China, curiosamente coincide con la síntesis del marxista brasileño Luiz Carlos Scapi sobre las protestas de junio de 2013: “movimiento de masas sin organización de masas” (ver C. K. Chan, The challenge of labour in China: strikes and the changing labour regime in global factories, tese de doutorado, University of Warwick, 2008, https://web.warwick.ac.uk/russia/ngpa/Chanthesis.pdf).

[109] Adrian Wohlleben, “Memes Without End”, Ill Will, 16 mayo 2021, https://illwill.com/memes-without-end. Ver también Paul Torino y Adrian Wohlleben, “Memes With Force – Lessons from the Yellow Vests”, Mute, 26 feb. 2019, https://www.metamute.org/editorial/articles/memes-force-%E2%80%93-lessons-yellow-vests.

[110] Baste recordar cómo esa violencia popular anónima y difusa que conmocionó la actualidad brasileña durante los disturbios de junio de 2013 – en ese momento, simplemente llamada “vandalismo” o “motín” – fue reemplazada paulatinamente, ya en las postrimerías de las grandes manifestaciones, por la figura cristalizada mediática del black bloc. El reflujo de los conflictos se hace visible cuando lo que antes se viralizaba y se convertía en meme se reduce a una marca estática o una puesta en escena simbólica de la revuelta. Algo de eso hay en la insistencia de “no volver a la normalidad” de los incansables manifestantes, que continúan reuniéndose regularmente en la inhóspita rotonda central de Santiago, meses después del punto álgido de la convulsión social chilena; así como en los grupos franceses que, tras el apogeo de la movilización, intentaron transformar los “chalecos amarillos” en una identidad fija.

[111] Eli Friedman, Insurgency Trap, cit., p. 19.

[112] Discutimos en profundidad esta continuidad en “Mira como ha cambiado la cosa”, cit.

[113] En este sentido, Ana Elisa Corrêa y Rodrigo Lima observan que “tales explosiones terminan por agravar la fragmentación generalizada y tornar aún más abstracta la revuelta misma”, lo que termina contribuyendo “a ampliar el entramado de riesgo que conforma el arsenal” de realización de la acumulación de capital hoy en día (“Revolta popular e a crise sistêmica: a necessária crítica categorial da práxis”, Anais do XIV Encontro Nacional de Pós-Graduação e Pesquisa em Geografia, Editora Realize, 2021, https://editorarealize.com.br/artigo/visualizar/78352).

[114] Entrecerrando los ojos en medio de los espejismos geopolíticos que rodearon las protestas de Hong Kong de 2019, un grupo de activistas se encontró con una aparente paradoja: “¿Cómo es posible que el grupo menos abiertamente político, el que parece no querer nada más que ver la ciudad arder? – es, de hecho, el único con una intuición certera del terreno político real? Esto se debe a que, por un lado, su propia falta de coordenadas políticas es un reflejo exacto del estado de la conciencia colectiva del movimiento. Su acto literal de destrozar la ciudad es también un despliegue figurativo de la base política e ideológica de la ciudad”. (“The Divided God”, Chuang, ene. 2020, https://chuangcn.org/2020/01/the-divided-god/).

[115] Estamos de vuelta en la época del odio de clases… en ausencia de clases en el sentido histórico y marxista del término”, concluye el análisis de otro grupo sobre las protestas contra el pasaporte sanitario en Francia. “Aquí la ira ciertamente se acumula, pero no tiene el carácter de la ‘experiencia proletaria’ que objetivaba la lucha de clases e inscribía en ella ciclos de lucha y, por tanto, continuidades y discontinuidades con períodos de mayor y menor intensidad que se sucedían unos a otros en el tiempo. . (…) Aquí, la sensación de que nada empezó realmente da la impresión de que la temporalidad misma ha desaparecido.” (Temps Critiques, “Demonstrations Against the Health Pass… a Non-Movement?”, Ill Will, 5 oct. 2021, https://illwill.com/non-movement).

[116] Sin perspectivas de conquista, las demandas de los trabajadores dan paso a la venganza. En julio de 2021, una estela de destrucción llamaría la atención de los diarios paulistas: en distintos puntos de la ciudad, decenas de autobuses eran abordados por pequeños grupos no identificados que pinchaban neumáticos, cortaban las correas de los motores, rompían vidrios o dañaban las llaves. La misteriosa ola de sabotaje se atribuyó a “ex empleados que fueron desconectados de las empresas de autobuses” (Adamo Bazani, “Polícia faz diligências para identificar autores de vandalismo contra ônibus em São Paulo e classifica participantes como criminosos”, Diário do Transporte, 12 jul. 2021, https://diariodotransporte.com.br/2021/07/12/policia-faz-diligencias-para-identificar-autores-de-vandalismo-contra-onibus-em-sao-paulo-e-classifica-participantes-como-criminosos/). En 2019, un colectivo de jóvenes despedidos de trabajos precarios en pequeños establecimientos de Italia se organizaron para acosar a sus antiguos “jefes de mierda” yendo a protestar frente a las tiendas con el rostro cubierto con máscaras blancas – “hacerles pagar” podría estar relacionado tanto con la indemnización por despido como con la vendetta (Francesco Bedani e outros, “È l’ora della vendetta?”, Commonware, 12 sep. 2019, http://archivio.commonware.org/index.php/cartografia//900-e-l-ora-della-vendetta).

[117] La ocupación de las ruinas de una tienda de comida rápida en Atlanta, incendiada en medio de los disturbios de junio de 2020 en Estados Unidos, luego de que otro joven negro fuera asesinado allí por la policía, y donde adolescentes salían todas las noches “a bloquear las carreteras con lanzallamas, armas, espadas y vehículos”, ilustra bien esta dinámica. El relato de un grupo de militantes “intoxicados por una mezcla de adrenalina de 17 días seguidos de revuelta, una gran reserva de alcohol saqueado, MDMA” y más, cuenta cómo evolucionaron rápidamente los “aires claramente ‘antipolíticos’” de ese espacio a una mezcla de “paranoia y fatalismo”: “¡Estoy dispuesto a morir por esta mierda!” se escuchó de “jóvenes negros armados hasta los dientes” que se turnaron en la vigilia para “defender un estacionamiento, que contenía poco más que un edificio destruido”, de un presunto ataque inminente de supremacistas blancos o la policía. La ocupación terminaría siendo “privatizada” por grupos identitarios armados, con un saldo de siete tiros y la muerte de un niño de ocho años (Anónimo, “At The Wendy’s”, Ill Will, 9 nov. 2020, https://illwill.com/at-the-wendys). En medio de luchas libradas en un contexto de profunda desintegración social, estos activistas encontraron problemas que suenan familiares a quienes intentan organizarse en las periferias brasileñas. En un balance de más de una década de “intentos de crear ocupaciones urbanas, asentamientos cercanos a las ciudades, grupos de base en barrios de la periferia”, un militante de Pernambuco relató cómo “algunos buenos resultados no parecían compensar los fracasos y frustraciones, que se acumulaban. Las valoraciones eran recurrentes: la extrema pobreza dificultaba la disciplina, (…) la juventud alejada de los objetivos políticos, la rápida rotación hacía que la formación empezara siempre desde cero. Es un diálogo de sordos, dijo un dirigente. No podemos permitir que nuestras movilizaciones se conviertan en clínicas de recuperación, dijo otro. La percepción general es que son un pueblo degenerado, casi incapaz de organización social. (…) No tenemos palabras en nuestro vocabulario, conceptos en nuestras teorías, páginas en nuestros cuadernillos y espacio en nuestras reuniones para asimilar la desgarradora realidad de la periferia.” (Carolina Malê, “Critérios da periferia”, Passa Palavra, 14 sep. 2010, https://passapalavra.info/2010/09/28947/).

[118] La idea de “movimientos no sociales” parece haber sido acuñada por el sociólogo iraní-estadounidense Asef Bayat, en estudios sobre las transformaciones en las ciudades de Medio Oriente, y más recientemente utilizada por el autor para reflexionar sobre el origen de “ revoluciones sin revolucionarios” que se extendió por la región a principios de la década pasada (ver A. Bayat, Revolution without revolutionaries: making sense of Arab Spring, California, Stanford University Press, 2017, p. 104-108, y N. Ghandour-Demiri y A. Bayat, “The urban subalterns and the non-movements of the arab uprisings: an interview with Asef Bayat”, Jadaliyya, 26 mar. 2013, https://www.jadaliyya.com/Details/28301). Según Bayat, “existen tensiones constantes entre las autoridades y estos grupos subalternos, cuyo sustento y reproducción sociocultural depende muchas veces del uso ilegal de los espacios públicos externos. La tensión a menudo está mediada por sobornos, multas, enfrentamientos físicos, castigos y encarcelamientos, si no está puntuada por una inseguridad constante, por tácticas de guerrilla como ‘operar y huir’. (…) El vínculo entre los no-movimientos y el episodio de las revueltas radica en que los ‘no-movimientos’ mantienen a sus actores en constante estado de movilización, aunque éstos permanezcan dispersos, o sus vínculos con otros actores permanecen a menudo (pero no siempre) pasivos. Esto significa que cuando sienten que existe una oportunidad, es probable que forjen protestas colectivas coordenados, o se basan en una mayor movilización política y social” (The urban subalterns and the non-movements of the arab uprisings, cit.). Curiosamente, uno de los ejemplos que menciona el sociólogo son los “miles de motociclistas que sobreviven trabajando ilegalmente en las calles de Teherán, transportando correo, dinero, documentos, bienes y personas, en constante conflicto con la policía” (A. Bayat, Revolution without revolutionaries, cit., p. 97).

[119] A. Bayat, Revolution without revolutionaries, cit., p. 106-108.

[120] Temps Critiques, “Sur la valeur-travail et le travail comme valeur”, Lundi Matin, 22 nov. 2021, https://lundi.am/Sur-la-valeur-travail-et-le-travail-comme-valeur.

[121] En los últimos meses de 2021, renunciar también se convirtió en un meme en Estados Unidos. En una sesión de selfies en TikTok, una joven trabajadora de comida rápida salta por la ventana del autoservicio mientras, riendo, anuncia su renuncia al gerente. Con el hashtag #antiwork, circula el video en el que una trabajadora usa los parlantes de un supermercado para maldecir a los jefes y declarar su partida, junto a fotos de tiendas sin encargados, donde un cartel escrito a mano explica que todo el personal se auto despidió. Los memes dan cuenta de una onda dimisionaria mucho más amplia (4 millones de renuncias por mes), descrita por un ex-Secretario del Trabajo como una “huelga general no oficial” – la cual no deja, también, de ser una señal de la pérdida de forma del trabajo. Entre reportajes, chistes y denuncias contra empresas y patrones, publicaciones en foros en línea como Antitrabajo: ¡Desempleo para todos, no solo para los ricos! (https://reddit.com/r/antiwork) oscilan entre el anarquismo y el “autoemprendimiento” – con cierta frecuencia, “ser tu propio jefe” aparece como una alternativa a los trabajos de mierda. (Ver Robert Reich, “Is America experiencing an unofficial general strike?”, The Guardian, 13 oct. 2021, https://theguardian.com/commentisfree/2021/oct/13/american-workers-general-strike-robert-reich y Passa Palavra, “Greves e recusa ao trabalho nos EUA e no mundo: novo ciclo de lutas?”, Passa Palavra, oct. 2010, https://passapalavra.info/2021/10/140751/).

[122] “En estas reacciones recientes contra el trabajo, se mezclan gritos de sufrimiento, frustración y revuelta, en una expresión que en un principio no es colectiva, sino particular, individual y subjetiva. Ver una conciencia colectiva sería una ficción, porque, hoy, es la noción y la experiencia de una conciencia colectiva la que tiende a cambiar, disolverse, descomponerse, ya que, del trabajo, sólo salen ‘experiencias negativas’ – y negativas en el sentido original del término, y no en el sentido hegeliano y marxista (…). De la misma manera que el proletariado ya no puede afirmar una identidad de clase obrera, ya no puede referirse a una ‘experiencia proletaria’ – y sólo existe políticamente, en este sentido, en “sus acciones inmediatas”: frágiles e inestables paréntesis que se cierran tan pronto como cesa el conflicto. (Temps Critiques, “Sur la valeur-travail et le travail comme valeur”, cit.). Paulo Arantes ya había situado “esta recentralización negativa del trabajo en el origen de la actual explosión de un nuevo sufrimiento en las empresas y en las sociedades” en un comentario sobre las conclusiones de Christophe Dejours (“Sale Boulot”, cit.).

[123] Endnotes, “¡Adelante bárbaros!”, cit.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *